Dimite vicepresidente de la Policía tras reconocer contactos con sospechoso de corrupción

Vladislav Husák

Debido al escándalo de las escuchas del antiguo alcalde mayor de Praga, Pavel Bém, empezaron a rodar cabezas. El vicepresidente de la Policía, Vladislav Husák, dimitió tras confirmar que conocía al empresario Roman Janoušek, el otro protagonista de las escuchas y también sospechoso de comportamiento corrupto.

Petr Lessy, Vladislav Husák, foto: ČTK
El presidente de la Policía, Petr Lessy, compareció ante los medios de comunicación. Puso la cara y pidió disculpas por los errores que cometieron sus subalternos durante la detención del empresario Roman Janoušek, sospechoso de corrupción, que provocó un accidente de tránsito por conducir ebrio.

“En nombre de la Policía pido disculpas a la opinión pública por los errores cometidos. Estoy seguro de que hemos aprendido la lección y que algo semejante no se repetirá en el futuro”, indicó el máximo representante de la Policía.

Vladislav Husák, vicepresidente de la Policía optó por dimitir, pero no por sentirse responsable por el comportamiento de los uniformados, sino porque confirmó que conoce al empresario Roman Janoušek.

Meses atrás los medios de comunicación publicaron fotografías en la que se aprecia al vicepresidente de la Policía saliendo de un restaurante con el empresario Janoušek.

Roman Janoušek, foto: TV Nova
Lessy aceptó la renuncia de Husák y pasó las investigaciones del caso a la Policía de la ciudad de Hradec Králové, para evitar cualquier conexión entre el sospechoso y fuentes de la Policía capitalina.

El escándalo de las escuchas del ex alcalde de Praga Pavel Bém representa un duro golpe para el gubernamental Partido Cívico Democrático (ODS). La cúpula de la formación encabezada por Petr Nečas dio la espalda a Bém y le recomendó que abandonara el escaño parlamentario.

Mientras que el presidente de la República Václav Klaus expresó su descontento por la existencia y publicación de las escuchas, la vicepresidenta de la Cámara de diputados, Miroslava Němcová, dice que le extraña que los únicos implicados sean Bém y Janoušek.

De acuerdo con Němcová en 2007, año en que fueron realizadas las escuchas, en el Ayuntamiento habían representantes del opositor Partido Socialdemócrata.

Jiří Lang, foto: ČTK
Jiří Lang, director del Servicio de Seguridad (BIS), institución autora de las escuchas, fue convocado por el Comité de Seguridad del Parlamento, pero su comparecencia fue cancelada porque entre los citados se encontraba un antiguo empleado de la agencia de detectives privados ABL que supuestamente compró la escuchas.

La aparición de las escuchas ha provocado un terremoto en los círculos políticos del país, todo parece indicar que el escándalo del ex alcalde mayor de Praga Pavel Bém salpicará a más de una figura pública y del mundo empresarial.