Décimo aniversario de la trágica muerte de Alexander Dubcek, protagonista de la Primavera de Praga

Alexander Dubcek, Foto: CTK

Hace diez años falleció trágicamente Alexander Dubcek, uno de los principales protagonistas de la Primavera de Praga. Ese proceso, que trató de democratizar el régimen socialista en la Checoslovaquia de la segunda mitad de los años 60, fracasó tras la ocupación del país por los ejércitos del Pacto de Varsovia el 21 de agosto de 1968.

Alexander Dubcek, Foto: CTK
"Un hombre sensible y tolerante, dispuesto siempre a escuchar a los demás", así recuerdan a Alexander Dubcek sus antiguos colegas. Gracias a esa facilidad de unirse a las masas, cuando Dubcek en la segunda mitad de los años sesenta asumió el poder en Checoslovaquia como Secretario General del Partido Comunista, contó con pleno apoyo del pueblo. Su profunda y sincera fe en el proceso democratizador en Checoslovaquia, que instauraría en el país el "socialismo con rostro humano", lo condujo no obstante, al borde de un precipicio.

Los cambios democráticos en el país, encabezados por Alexander Dubcek y conocidos en el mundo como Primavera de Praga, fueron pisoteados por las tropas del Pacto de Varsovia, que irrumpieron en Checoslovaquia en la noche del 21 de agosto de 1968.

Siguieron más de 20 años de la llamada "normalización" comunista. Durante ese período, el oficialismo en Checoslovaquia mantuvo a Dubcek totalmente aislado y vigilado por la policía secreta. Pero ya los primeros días de la Revolución de Terciopelo de noviembre de 1989, Dubcek reapareció ante las masas populares y desde la tribuna de la planicie de Letná, en Praga, se dirigió a la multitud que exigía cambios democráticos en el país.

21 de agosto de 1968
"Vivimos actualmente un período complicado a la vez que emocionante, que requiere de nosotros la solución de un sinnúmero de cuestiones de suma importancia. Lo que más necesitamos todos, para cumplir esas tareas es, por tanto, tranquilidad, tranquilidad y tranquilidad".

Las palabras de Alexander Dubcek fueron recibidas con ovaciones. Dubcek, como símbolo de la Primavera de Praga de los años 60, se unió activamente al proceso democratizador iniciado por la Revolución de Terciopelo en el 89.

Se esperaba que tras la división de Checoslovaquia en dos países independientes, la República Checa y la República Eslovaca, Alexander Dubcek, de nacionalidad eslovaca, asumiera en 1993 la presidencia de Eslovaquia. Pero el destino lo arremetió todo. El 1 de septiembre de 1992 Alexander Dubcek sufrió un grave accidente en su automóvil y el 7 de noviembre falleció a causa de las heridas sufridas durante el mismo.

A pesar de posteriores especulaciones que apuntaban a un asesinato por la KGB rusa, las investigaciones de especialistas eslovacos descartaron tal eventualidad.

Independientemente de la variedad de opiniones que puedan existir sobre Alexander Dubcek, lo cierto es que sigue representando un símbolo de los intentos por los cambios democráticos en la Checoslovaquia de los años sesenta.