David Dorůžka, el guitarrista de ‘Caminos Ocultos’

David Dorůžka, foto: Petr Vidomus

En la edición de hoy de nuestro espacio regular Música Clásica y Jazz, les presentaremos al guitarrista David Dorůžka que se ha dado a conocer a nivel internacional de la mano de grandes músicos del jazz mundial.

David Dorůžka, foto: Petr Vidomus
Con tan sólo 14 años de edad David Dorůžka tocó con músicos checos de altísimo nivel como Karel Růžička y Jaromír Honzák, lo que le dio un impulso aún mayor para entregarse por completo a su gran pasión: el jazz.

Al igual que tantos otros músicos profundizó sus conocimientos, en su caso de guitarra y composición, en el Berklee College of Music en Estados Unidos. Durante cuatro años siguió al pie de la letra los consejos de maestros como Joe Lovano, Mick Goodrick y George Garzone.

Pat Metheny, al que no hace falta presentar, escogió a Dorůžka para que como el único guitarrista asistiera al Aspen Snowmass Jazz Colony en el invierno del año 2000.

Eso representó otra gran oportunidad para el músico checo, que entonces tenía 20 años de edad. El joven guitarrista asistió a las clases de Christian McBride, Joshua Redman, Brian Blade y Herbie Hancock entre otros.

Después de semejante experiencia y cargado de entusiasmo Dorůžka participó en 2002 en la gira conocida como “Swinging Europe” un proyecto del compositor y pianista británico Django Bates.

Caminos Ocultos

Retrocedamos un poco en el tiempo. Después de graduarse en el Berklee College of Music, David Dorůžka vivió varios años en la ciudad de Nueva York. Y fue precisamente en esa ciudad donde vio la luz su primer disco ‘Caminos Ocultos’ (Hidden Paths).

David Dorůžka, foto: Radio Wave
La repercusión del disco fue muy positiva. En la República Checa recibió el Premio Ángel 2004 en la categoría Jazz y Blues, lo que confirmó que en su país ha encontrado un firme grupo de seguidores.

Una vez radicado nuevamente en Praga, ha profundizado su trabajo en lo que se conoce como el Trio de David Dorůžka. Interesante resulta su estrecha cooperación con la cantante sueca Josefine Lindstrand. Uno de los escenarios habituales de Dorůžka es el Divadlo Vizita, un teatro praguense dedicado a la improvisación.

Además de grabar discos, ofrecer recitales, tocar en el teatro, Doružka experimenta. Participó en un recital del Triburtina Ensemble en que se escucharon cantos gregorianos en fusión con jazz.

Una parte importante de sus actividades se concentra en impartir clases, por ejemplo en el conservatorio Jaroslav Ježek de Praga y en el Taller de Jazz de Verano en Praga.