¿Cuándo decidirán los checos sobre la Euroconstitución?

Premierminister Gross und Außenminister Svoboda in Rom, Foto: CTK

El Primer Ministro, Stanislav Gross, firmó el viernes en Roma por la República Checa la Constitución de la Unión Europea. El Gobierno checo tiene ahora dos años por delante para convencer a los ciudadanos checos de que aprueben este documento histórico. Para que la primera Constitución Europea entre en vigor debe ser ratificada por cada uno de los 25 países miembros de la Unión Europea.

Foto: CTK
Según el último sondeo del Eurobarómetro publicado en julio de 2004, el 65 por ciento de los checos está a favor de la adopción de la Constitución Europea. El 56 por ciento de los ciudadanos de este país opina que el documento es útil. Sin embargo, sólo el 21 por ciento de los encuestados se siente bien informado sobre la Carta Magna europea.

Durante los próximos dos años que tendrá la República Checa para ratificar el documento, así como los demás países comunitarios, esta situación cambiará. Se prevé que los ciudadanos checos decidirán sobre la Euroconstitución en un referéndum. El Gobierno checo propone que el plebiscito se celebre en 2006 junto con las elecciones parlamentarias. El Primer Ministro y presidente de la Socialdemocracia, Stanislav Gross, explicó el porqué.

"Los partidos políticos deberían jugar limpio ante el pueblo. No es posible que un partido político practique una política en la Unión Europea, y otra en el escenario político de su país. La segunda razón es que podríamos ahorrar entre 300 y 400 millones de coronas".

Foto: CTK
Gross se refirió probablemente al hecho de que en el Parlamento Europeo el oposicionista Partido Cívico Democrático prometió a sus colegas del gubernamental democristiano Partido Popular que no se opondría a la aprobación de la Constitución Europea en la República Checa en caso de que fuese aprobada en los demás países de los 25.

El Partido Cívico Democrático es uno de los más fuertes críticos de la Euroconstitución, afirmando que significa "otra restricción de la soberanía de la República Checa". Según el eurodiputado por ese partido, Jan Zahradil, no es deseable que la adopción del documento esté relacionada con las elecciones al Parlamento checo en 2006.

"Seríamos uno de los últimos países en decidir sobre la Euroconstitución. En caso de que la Socialdemocracia quisiera proceder de esta manera, sería apropiado dirigirse a los órganos europeos, ya que surge la posibilidad de abuso de la campaña informativa sobre la Euroconstitución para fines electorales, es decir políticos, en la República Checa".

Tampoco el presidente de la República, Václav Klaus, está de acuerdo con la propuesta del Gobierno. Además, aparte de la fecha hay que aprobar también una ley del referéndum. El Parlamento debe coincidir si aprueba una ley de referéndum general o una ley especial con respecto a la Euroconstitución. Según los demócratas cívicos, en este caso, el plebiscito podría realizarse en la segunda mitad o en el último trimestre del 2005.