Creciente inflación afecta a jubilados

La vida en la República Checa se volvió más cara desde inicios del presente año, debido a la creciente inflación, la subida de los precios de la energía y de los alimentos. Los más afectados son los grupos sociales cuyos ingresos dependen del Estado, en primer lugar se trata de los jubilados.

El proyecto que el ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Petr Nečas, presentó al Gobierno propone subir las pensiones de los jubilados todavía este año. Reacciona así al aumento inesperado de la inflación que alcanzó en enero el 7,5 por ciento. Al mismo tiempo quiere cambiar la ley y valorizar, es decir aumentar, las pensiones siempre y cuando la inflación alcance el cinco por ciento. La medida de Nečas no debería afectar negativamente el presupuesto, según explica.

“Los costos de esta valorización extraordinaria aplicada a partir de agosto próximo serían en este año 260 millones de euros. Quiero acentuar que realizando esta medida, el presupuesto anual dedicado a las pensiones no se vería afectado”, explica el ministro.

El subsidio promedio es de 365 euros mensuales. El ministro Nečas quiere aumentarlo en un 5 por ciento, o sea en casi 20 euros. Según el ministro de Trabajo y Asuntos Sociales en la sombra del opositor Partido Socialdemócrata, Zdeněk Škromach, el aumento no es suficiente y quería resolver la situación de los jubilados, pagándoles además una pensión excepcional.

Ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Petr Nečas
“Proponemos pagar una pensión excepcional de 240 euros a cada jubilado. Esta medida podría ser aplicada incluso en caso que el Gobierno apruebe la valorización que a nosotros nos parece ridícula”, sugiere el político.

Škromach agrega que la valorización de las pensiones no toma en cuenta el desarrollo futuro y que confirma que los cálculos del Ministerio son errados. La oposición critica que la reforma llega tarde y la intención del Gobierno es un acto populista para conseguir votos en las elecciones al Senado, previstas para el próximo otoño. Sin embargo, esta vez, los expertos coinciden con el Gobierno, rechazando que se trate de juegos políticos, ya que el sistema de pensiones exige una amplia reforma, debido al rápido envejecimiento de la población checa.

Por otro lado, la creciente inflación afecta tanto a los jubilados, como a todos los ciudadanos que reciben subsidios sociales del Estado. No obstante, el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales anunció que no planea subir ningún otro subsidio, ni valorizar el salario mínimo.