Controversias ensombrecen el otorgamiento de las altas distincionesestatales checas

Foto: ČTK

Un sabor amargo tuvieron las celebraciones del 95 aniversario del surgimiento de la Checoslovaquia independiente. La mayoría de los rectores universitarios del país rechazaron asistir este lunes al acto solemne de entrega de distinciones estatales por el presidente Miloš Zeman. El cantante Vladimír Mišík incluso se opuso a recibir la condecoración por no estar de acuerdo con la política del mandatario.

Foto: ČTK
Con motivo de la fiesta nacional checa, el presidente de la República, Miloš Zeman, condecoró este lunes en el Castillo de Praga a 29 personas.

Sin embargo, el acto solemne quedó ensombrecido por la ausencia de la mayoría de los rectores universitario del país. El presidente rechazó invitar a dos rectores por motivos personales y el resto no acudió al Castillo para expresar solidaridad con sus colegas.

Uno de los rectores no invitados, el de la Universidad Masaryk de Brno Mikuláš Bek, indicó que el presidente se vengó de él por haberle impedido dar un discurso ante los estudiantes en el período preelectoral, según dijo.

Miloš Zeman, foto: ČTK
“Antes de todas las elecciones rechazamos realizar cualquier tipo de discuros protagonizados por políticos activos para no provocar la desigualdad de la competición política”, dijo.

El presidente no aceptó esa explicación y subrayó que sus discursos universitarios siempre son apolíticos, así que hizo uso de su derecho y no invitó al rector al Castillo de Praga.

“Si el rector de la Universidad Masaryk dice que prohibió mi discurso que a propósito no fue por iniciativa mía sino porque me lo había pedido la región de Bohemia del Sur, para no hacer ahí campaña política, lo considero como un agravio y reaccioné no invitándolo. En todo caso respeto la decisión de los demás rectores de no aceptar mi invitación. Cada uno tiene derecho a decidir si asistirá o no al acto solemne amparado por el presidente”, señaló.

Pero los rectores no fueron los únicos en expresar su desacuerdo con el presidente. El renombrado cantante y guitarrista Vladimír Mišík rechazó aceptar la distinción estatal por no estar de acuerdo con algunas decisiones políticas del mandatario.

Orden del León Blanco, foto: ČTK
Por su parte, la Confederación de Presos Políticos este año no presentó sus candidatos a las distinciones por no estar de acuerdo con la postura del presidente con respecto a los comunistas. Dicho ente protestó de esa forma ante el hecho de que entre los condecorados estuviera por ejemplo el comunista y ex jefe de la cooperativa agrícola de Slušovice, František Čuba.

Por desacuerdo con la política del presidente, también el Alcalde Mayor de Praga, Tomáš Hudeček del partido conservador TOP 09, decidió no encontrarse entre los 630 invitados que acudieron este lunes al Castillo de Praga.

El presidente este año no otorgó la mayor distinción del país, la Orden del León Blanco. Concedió la Orden Tomáš Garrigue Masaryk al filósofo Erazim Kohák y al actor Jiří Suchý, y otras 27 personas recibieron medalla por sus méritos.