Condenados a 22 años los que trataron de quemar viva a una niña gitana

Foto: ČTK

Los cuatro neonazis que el año pasado arrojaron un cóctel molotov a la vivienda de una familia gitana han recibido entre 20 y 22 años de prisión por intento de asesinato y daños a propiedades ajenas. El incendio que provocaron casi acaba con la vida de la pequeña Natálie, una niña de dos años de edad.

Foto: ČTK
La noche del 19 de abril de 2009, David Vaculík, Jaromír Lukeš, Ivo Müller y Václav Cojocaru aparcaron frente una casa de la localidad de Vítkov donde dormía una familia gitana de nueve miembros. Tres de ellos arrojaron un cóctel molotov por la ventana mientras un cuarto esperaba en el auto.

Esta es la versión de los hechos oficial según el veredicto hecho público este miércoles por el Tribunal de Ostrava. Finalmente no han sido aceptados los argumentos de la defensa, que insistían en que con su acción, los acusados no pretendían matar a nadie. La sentencia considera que los llamados incendiarios de Vítkov tenían como objetivo provocar víctimas y que por tanto, el delito debe ser tipificado como intento de asesinato.

Ivo Müller y Václav Cojocaru, foto: ČTK
Así pues, el veredicto establece 22 años de cárcel para todos los implicados menos para Cojocaru, que ha recibido 20 años por no contar con el agravante de premeditación, ya que se unió al grupo en el último momento.

El caso tuvo desde el primer momento con una gran resonancia pública. El incendio provocado por los neonazis hirió gravemente a Natálie, una niña de dos años de edad que finalmente sobrevivió pero que sufrirá toda su vida deformaciones y problemas de movilidad provocados por el fuego.

La sentencia ha sido comentada por la mayor parte de los partidos políticos del país. El presidente checo, Václav Klaus, ha reconocido sentirse sorprendido por las condenas.

Václav Klaus, foto: ČTK
“La magnitud de la condena me resulta inesperada. Inesperadamente alta. Solo me pregunto si de verdad es el mejor camino para evitar en el futuro que se repitan este tipo de errores”.

El primer ministro checo, Petr Nečaspanely2, no ha sido tan ambiguo en la valoración del veredicto.

“El castigo es simplemente el adecuado. Se trata de una condena que yo veo como la mínima necesaria”.

En el mismo sentido se ha manifestado Lubomír Zaorálek, del opositor Partido Socialdemócrata.

“Esperaba que la condena fuera dura y que expresara claramente el modo en el que la sociedad juzga estas acciones y cómo se va a comportar en el futuro con estos salvajes y brutales crímenes”.

Jaromír Lukeš, foto: ČTK
Los cuatro condenados cuentan además con el agravante de ser motivados por su ideología racista. El grupo cuenta con varios años de militancia ultraderechista y se halla implicados en la red neonazi de Moravia del Norte. El Tribunal de Ostrava ha considerado que con su acción querían celebrar el 120 aniversario del nacimiento de Adolf Hitler.

Además de la privación de libertad, los neonazis deberán pagar una indemnización a Natálie de 380.000 euros, y 3.000 euros a sus padres. También habrán de compensar a la aseguradora médica que trató a la niña con 300.000 euros. Los condenados han recurrido la sentencia.

Autor: Carlos Ferrer
palabra clave:
audio