Como perros y gatos

Foto: lilyr, stock.xchng
0:00
/
0:00

El mejor amigo del hombre se dice que es el perro, pero la verdad es que los gatos se dejan querer también bastante. Sobre perros y gatos, y todo el vocabulario relacionado, va este nuevo capítulo de nuestro mini curso de checo.

Foto: Kristýna Maková
El mejor amigo del hombre se dice que es el perro, pero la verdad es que los gatos se dejan querer también bastante. Sobre perros y gatos, y todo el vocabulario relacionado, va este nuevo capítulo de nuestro mini curso de checo.

Vaya, Carlos, no sabía que tuvieras perro–pes. ¿Qué pasa bonito? ¿Puedo acariciarlo?– Můžu si ho pohladit?

Claro, no te preocupes. No muerde–nekouše.

Lo tienes muy bien cuidado. Tiene un pelo muy suave–má jemnou srst.

Claro, la baño cada semana y la llevo regularmente a la peluquería.

Por cierto ¿Qué raza es?– Co to je za rasu?

¿Es que no lo ves? Katka, ¡qué poco sabes de perros!–vůbec se nevyznáš ve psech!-Es un pastor alemán–je to vlčák. Y se llama Leonor. Es una perra–fenka. Y por cierto, ha sido madre hace poco, en casa tengo ahora cuatro cachorros–štěñata. Por cierto, si conoces a alguien que quiera un perrito-štěně...

La verdad, no comprendo cómo alguien puede tener un perro tan grande en un piso...

¿Por qué no? Hace compañía–dělá společnost. Y no necesita tantos cuidados–péče. Solo que tres veces al día le pongo el collar, -obojek-, la correa–vodítko-, el bozal–náhubek- y la saco de paseo–jdu s ním na procházku. Nada más.

¿Y te parece poco? Tres veces al día tienes que llevarla a hacer sus necesidades–udělat svou potřebu- y recoger sus cacas–uklidit její hovínka.

Hay cosas peores. Solo es acostumbrarse. ¡Y es tan cariñosa!–Je tak mazlivá!El perro es el mejor amigo del hombre–Pes je nejlepší přítel člověka. Bueno, en este caso la perra.

Foto: lilyr, stock.xchng
¡Venga ya! Un perro está bien... en una casa con jardín. Lo mejor es un gato–kočka-, que no da trabajo. Por cierto, gato en general se dice –kočka-, que es femenino. Es decir, por defecto en Chequia un gato es una gata. Si queremos subrayar que es macho lo llamamos -kocour.

¿Y tú tienes gato o gata?–A ty máš kocoura nebo kočku?

Yo tengo gatito–kotě. Me lo han regalado hace poco.

Ay, yo no me puedo imaginar el vivir con un gato. Los gatos lo arañan todo–všechno škrábou-, y si son machos se mean–čůrají- por la casa para marcar el territorio–značkují si území.

Bueno, siempre puedes operarlos y quitarles las uñas, o castrarlos–vykastrovat je. Además... los perros. Los perros ladran–štěkají- y eso es muy molesto, ¿no? Los gatos maúllan–mñoukají- o lo que es mejor, ronronean–předou- y es una delicia. Son las mejores mascotas–jsou to nejlepší mazlíčci.

Pero son muy egoístas–sobečtí. No te hacen caso–neposlouchají- y solo se dejan mimar–nechají se mazlit- cuando quieren.

Pero no necesitan salir de paseo. Solo un cajón con arena–bedna s pískem- y ya tienen sus necesidades resueltas. Además, no son egoístas, son independientes–nezávislí-, que es diferente. ¿Verdad, Leonor?

Lo que son es estúpidos, porque casi no los puedes amaestrar–vycvičit- ni enseñar trucos–naučit nějaké kousky. Mira, mira. Leonor, dame la patita–dej mi pac. Así, muy bien. ¡Buena chica!–Hodná!

Foto: Justyna Furmanczyk / Stock.XCHNG
Qué aburrido. Los gatos no necesitan aprender nada porque ya de por sí son divertidos. Además, fíjate, que podemos decir que una chica atractiva es una gata–je to kočka- pero decir que alguien es una perra–čubka- suena bien diferente. Tiene, digamos, otras connotaciones.

En fin, pero ¿sabes qué? Los perros son fieles–jsou věrní-, y yo estoy seguro de que mi Leonor siempre hará todo por mí. Tu gatito, cuando crezca, no conocerá compromisos, se irá detrás de cualquiera que le dé comida.

Te veo muy moralizante, Carlos. Ya estoy harta de estar todo el día como perros y gatos–jako kočky a psi. ¡Ya no pienso dirigirte la palabra!

Foto: Martin Sweeney / Stock.XCHNG
Bah, seguro que mañana vienes a la redacción con un pastel para reconciliarte. Perro ladrador poco mordedor–pes, který stěká, nekouše.

Todo te lo tomas así, nada te afecta, no te importan mis sentimientos, ni los de nadie. Eres frío como... eres un hocico de perro, que decimos los checos –jsi psí čumák. No quiero verte más. ¡Hasta luego!

¡Ah, qué vida más perra!–život je pes!


Repetición del 7-10-2010

Autor: Carlos Ferrer
palabra clave:
audio