Comité Olímpico Checo: los niños deben hacer deporte

Foto: blende12 / Pixabay CC0

El confinamiento y el cierre de las escuelas por la pandemia de COVID-19 han incrementado la inactividad física de los niños. El Comité Olímpico Checo ha pedido al Gobierno que permita las actividades deportivas a los menores.

Foto: Victoria_Borodinova / Pixabay CC0

El sobrepeso y la obesidad infantil representan un serio problema en la sociedad checa. Antes de la pandemia del nuevo coronavirus los expertos indicaron, ya hace tres años, que en el país había unos 150 000 niños con problemas de obesidad, al tiempo que confirmaron que el sobrepeso alcanza al 25% de los menores de la República Checa.

A esta mala situación hay que agregar la inactividad física de los niños por las restricciones del Gobierno para frenar la expansión del coronavirus, que han llevado a prohibir las actividades deportivas.

El profesor Jiří Beránek, de la Comisión Médica del Comité Olímpico Checo, dijo a la Radio Checa que habían pedido al Gobierno que, cuando alivien las medidas contra el coronavirus, permitan a los niños regresar a los deportes.

Foto: lenka Žižková

“Los estudios disponibles en la República Checa muestran un desarrollo muy negativo de la aptitud física de los niños en edad escolar. Durante la primera fase de la epidemia de coronavirus en la República Checa los niños aumentaron dos kilogramos de peso. Esto significa que la obesidad se está convirtiendo en un gran problema, porque cuando al peso de un colegial se le suman dos kilos de más, eso es mucho”.

El estallido de la pandemia de coronavirus en la primavera y la inmediata aplicación de medidas de restricción han provocado una fuerte inactividad física, al tiempo que cada vez más menores se alejan de los deportes, sostuvo Beránek.                          

Foto: PIRO4D / Pixabay CC0

“La actividad física diaria, es decir, el movimiento natural, se redujo hasta en un 25%. Esto representa una gran limitación de los deportes en las escuelas y fuera de ellas, y ha provocado la pérdida de los hábitos de los niños de cara al deporte y las actividades físicas”.

A pesar de las estrictas medidas que se aplican en el país para evitar la propagación del nuevo coronavirus y una relativa reducción del número de contagios, los especialistas en epidemias no descartan una tercera ola de la pandemia.

Además de los impactos generales en la sociedad, el representante de la Comisión Médica del Comité Olímpico Checo, Jiří Beránek, advierte sobre los daños que la inactividad física pueden causar en la salud de los niños.

Zlatko Marinov,  foto: Archivo de VISTAFILM

“Creemos que los impactos se duplicarán, porque los niños que se han quedado en casa casi no van a ninguna parte, no tienen actividades extraescolares, y los que volvieron a la escuela no hacen deporte. Vemos esto como un problema fundamental que puede tener un impacto muy negativo en la salud de los niños en el futuro”.

El confinamiento de las familias como consecuencia directa de la pandemia de COVID-19, la educación a distancia, el toque de queda y muchas otras medidas, han provocado que los menores se limiten a actividades delante de un ordenador.

En declaraciones anteriores a la Radio Checa, el obesólogo Zlatko Marinov, del hospital Motol de Praga, dijo que entre las diferentes complicaciones derivadas de la obesidad infantil se encuentra el aumento de la presión arterial, la diabetes o la aterosclerosis infantil, que se produce por el depósito de grasas en las arterias.

palabra clave:
audio