Cívico-demócratas prometen crear 170.000 puestos de trabajo

Mirek Topolánek, foto: ČTK

Los mayores partidos políticos checos han iniciado su campaña electoral en vista de las elecciones parlamentarias de mayo. Mientras el conservador Partido Cívico Democrático promete combatir el desempleo, la Socialdemocracia subraya que ubicará a Chequia entre los países comunitarios más fuertes económicamente.

Mirek Topolánek, foto: ČTK
El Partido Cívico Democrático promete crear dentro de un año unos 170.000 puestos de trabajo. Para lograrlo, el proyecto cuenta con motivar a las empresas del país para que aumenten su plantilla concediéndoles descuentos en el pago del seguro social de sus empleados.

Además, las personas que pierdan su trabajo podrían hacerse empleado autónomo sin perder el derecho de recibir el subsidio de desempleo durante cierto período, explicó el vicepresidente del partido Cívico Democrático, Petr Nečas.

Petr Nečas
“Si alguien pierde el trabajo y encuentra alguna posibilidad de cómo imponerse en el mercado como empresario autónomo, no le vamos a decir: espera hasta que se te acabe el subsidio de desempleo. Queremos motivarle para que no tenga miedo de aprovechar esa oportunidad, así que le diremos: intenta ganarte la vida como empleado autónomo, no te vamos a quitar el subsidio durante cierto tiempo”, dijo Nečas.

El refuerzo del apoyo al sector empresarial, así como la lucha contra la crisis financiera global y contra las desigualdades sociales, son otros de los temas clave con el que el Partido Cívico Democrático emprende el viaje en búsqueda de votos electorales.

Jiří Paroubek
No sorprende que la Socialdemocracia haya tildado los planes de su rival de irreales. “Esas promesas tienen por objetivo eclipsar las intenciones reales de esa agrupación política, que es el cambio del Código Laboral de manera que se restrinjan los derechos de los empleados”, subrayó el líder socialdemócrata, Jiří Paroubek.

Los socialdemócratas acentúan en su programa electoral temas como la anulación del pago por consultas médicas y la introducción de un decimotercer pago a los pensionados, entre otros.

Además, el jefe socialdemócrata promete reducir notablemente el déficit del presupuesto estatal y ubicar el país entre los primeros diez países comunitarios más fuertes económicamente antes de 2015.

Dos meses antes de las elecciones parlamentarias, la Socialdemocracia se ubica un 14 por ciento por encima del Partido Cívico Democrático en cuanto a la preferencia de votos.