Científicos checos hacen seguimiento de los daños ecológicos causados por la guerra en Ucrania

Ecologistas ucranianos evalúan constantemente el impacto de la guerra sobre la tierra, el aire y el agua del país. Entre las instituciones internacionales que les ayudan en esa tarea se encuentra la organización ecologista checa Arnika.

La guerra en Ucrania | Foto: Ministerio del Interior de Ucrania,  CC BY 4.0

La naturaleza ucraniana tardará décadas en recuperarse de los efectos de la guerra y varias generaciones de ucranianos se verán afectadas por ello. Uno de los grandes problemas son las fugas de sustancias tóxicas como cloro, amoniaco y combustibles que terminan tanto en el aire como en las aguas subterráneas, aseguró Maksim Soroka, de la organización Clean Air for Ukraine, para la Radio Checa. Pero los daños de los bombardeos van mucho más allá mientras la guerra llega ya a su día 148.       

“No solo seguimos la contaminación en el aire o las aguas subterráneas, sino la destrucción de la naturaleza y de recursos naturales. Estamos viendo el daño producido a las poblaciones animales y la destrucción de los ecosistemas más grandes y productivos, especialmente en el sur de Ucrania”.

Imágenes satelitales de la ONU mostraron un gran incremento de los incendios en distintas reservas naturales, bosques y áreas protegidas del país.

Maksim Soroka | Foto: Clean Air for Ukraine

Antes de la guerra, la principal preocupación de los ecologistas ucranianos era la calidad del aire. Una organización checa, Arnika, ya colaboraba con ellos por aquel entonces para realizar mediciones. Con el comienzo de la guerra, como afirma una de sus miembros, Marcela Černochová, su ayuda se convirtió prácticamente en humanitaria, preocupándose porque sus compañeros ucranianos y sus familias estuvieran a salvo y no les faltara de nada.

En cuanto a la calidad del aire, que antes era ya mala, ahora es muy difícil de seguir, ya que muchas de las estaciones de medición han sido destruidas o desconectadas. Y tampoco es fácil realizar predicciones al respecto, explicó Černochová.       

Foto ilustrativa: Ввласенко,  Wikimedia Commons,  CC BY-SA 3.0

“Es algo muy discutible, porque, por supuesto, algunas grandes empresas industriales que estaban entre las principales contaminantes, han interrumpido su actividad, o directamente ya no existen, por lo que el análisis de la contaminación del aire en este momento es algo muy complicado y prematuro”.

Para los ecologistas ucranianos, la restauración del país y su economía tras la guerra representa también una oportunidad, explicó a la Radio Checa Olekséi Angurets.

Chernóbil en la actualidad,  foto: Štěpánka Budková

“Estamos discutiendo cambios de leyes y regulaciones y la importancia de mantener algunos estándares, también biológicos. Será muy importante para nosotros cuando consigamos la victoria, que estoy completamente seguro que lograremos, de que la reconstrucción de nuestra economía sea basándose en la economía verde, del desarrollo sostenible, porque la antigua economía de Ucrania es muy problemática para la salud de la gente y el medio ambiente”.

Otra de las preocupaciones de los ecologistas ucranianos son los daños sufridos por las centrales nucleares del país y la amenaza que estos representan.

Autores: Magdalena Fajtová , Daniel Ordóñez
audio

Relacionado