Chequia está preparada para un eventual corte del gas ruso

Martin Kupka

En caso de que Rusia cumpla su amenaza y corte el gas, la industria checa se vería afectada de inmediato, pero no así los hogares según dijo el ministro de Transportes Martin Kupka a CNN Prima News.

En un intento por calmar a la población, el ministro de Transportes, Martin Kupka, indicó que el suministro de gas a los hogares checos se mantendrá aún y cuando Moscú corte las entregas.

En declaraciones a CNN Prima News, Kupka, sostuvo que en la estrategia energética del Gobierno se dedicará especial atención a la producción de alimentos, el sector de la Salud y los hogares.

Foto: Magnascan,  Pixabay,  CC0

El presidente de la Federación Rusa, Vladimír Putin, amenazó con detener el suministro de gas a compradores de países “hostiles” a menos de que realicen sus pagos en rublos. Los acuerdos vigentes, que firmaron varios países de la UE y Rusia, estipulan que los pagos se realizan en euros o dólares estadounidenses.

Los países europeos están coordinando una política energética que les aleje de Moscú, al tiempo que a nivel individual buscan nuevos mercados. Es por eso que una delegación ministerial checa viajará próximamente a Qatar, según confirmó Kupka.

“Tendremos conversaciones que en el futuro nos ayudarán a obtener una mayor independencia energética de Rusia. Haré todo lo posible para conseguir medios financieros para otros proyectos”.

Jozef Síkela | Foto: Oficina del Gobierno Checo

Entretanto, el ministro de Industria y Comercio, Jozef Síkela, dijo a la Televisión Checa que los países de la UE trabajan en la coordinación de medidas para unificar su política energética.

“En este momento, los debates más intensos tienen lugar en la Unión Europea. Estamos buscando vías para realizar compras conjuntas de gas, y el próximo 7 de abril tendremos una reunión a nivel de ministerios para definir los parámetros y soluciones técnicas”.

El ministro Síkela,  insistió que en caso de que el presidente Putin decida cortar el gas, el Ejecutivo checo cuenta con una serie de medidas para hacer frente a una eventual crisis energética.

“Debo decir que en caso de que nos falte el gas ruso, podemos traer al país gas de Noruega. De acuerdo con nuestros cálculos, este gasoducto puede suministrar hasta el 25% del gas necesario para la temporada de invierno en la República Checa”.

En medio de este ambiente de amenazas por parte del Kremlin, Lituania ha sido el primer país europeo en anunciar que se desconectaba del gas ruso y todo parece indicar que se le unirán otros.

Ante las nuevas pruebas de la crueldad de la agresión rusa contra la población civil de Ucrania, los países de la Unión Europea y la OTAN debaten sobre la aplicación de más sanciones contra Moscú.