Chávez es cada día más impopular

r_2100x1400_radio_praha.png

Con este espacio, "Del Totalitarismo a la Democracia", Radio Praga trata de ofrecer un vistazo sobre lo que ha representado el proceso de transición en la República Checa. Este espacio está dedicado a todas las personas interesadas en conocer detalles sobre la transformación checa desde la dictadura comunista hasta la democracia, por lo que creemos que encontraremos muchos radioescuchas en Cuba, donde importantes sectores de la población se preparan también para un proceso de cambio pacífico en la Isla.

Hoy nos acompaña el político y abogado venezolano Julio Borges, coordinador nacional del opositor Partido Primero Justicia. Desde que el presidente Hugo Chávez asumió la presidencia, Borges ha sido un duro crítico de su modelo político, por lo que él y su partido han sido señalados de conspirar junto con Estados Unidos para derrocar al gobierno. El 27 de mayo de 2005 anunció sus aspiraciones presidenciales para las elecciones de 2006, declinando luego su candidatura en favor de la unidad opositora en torno al Manuel Rosales. Recientemente, Borges visitó Berlín, donde conversó con la Radiodifusión Checa.

Sr. Borges, se habla cada vez más de que el modelo político del presidente Hugo Chávez ha convertido a Venezuela en el centro de la ideología neo-populista de América. Muchos analistas aseguran que el chavismo alimenta ideológicamente a otros países latinoamericanos, tales como la Cuba de Fidel Castro. En ese sentido, ¿cree que Chávez podrá garantizar la supervivencia del régimen comunista de La Habana?

"El régimen de Castro ha sobrevivido a crisis muy duras. Una vez que cae el muro de Berlín comienza un divorcio entre la entonces Unión Soviética y Cuba, como todo mundo sabe. Y Cuba comenzó a vivir lo que se llamó la hora cero, en cuanto a una cantidad de recortes y ayudas soviéticas, sin embargo, logró sobrevivir más de una década. Pero la presencia de Chávez le ha permitido tener un oxígeno que ya no tenía, nuestro presidente le ha dado a través de créditos, regalos y petróleo cerca de 7500 millones de dólares. Nuestro gobierno está usando el petróleo como una herramienta de política internacional, y no se trata del caso de Cuba únicamente, se trata de unos 30 países. Lo que sucede es que de todo el monto que el presidente ha dado, Cuba se lleva casi el 21 por ciento".

¿Cuál es el papel que desempeñará Venezuela en el futuro de Cuba?

"Tenemos que pensar que pronto tendremos una Cuba sin Fidel Castro. Pero ese país pierde a la figura líder, carismática, que ha mantenido el rostro durante todas estas décadas. Y forzosamente las maneras que utilizará el régimen para mantenerse estarán dadas por el dinero, con represión y con mucho más concentración de poder. Y ahí Venezuela juega un papel fundamental ya que es la que le puede otorgar no sólo dinero, poder, sino otras alianzas con otros países de Latinoamérica. Por eso la transición cubana está muy ligada a lo que ocurra en el caso de Venezuela y lo que suceda en Venezuela está muy ligado al caso cubano. Incluso se ha hablado de la creación de una confederación entre Cuba y Venezuela, sumando a otros países como Ecuador y Bolivia, creando un proyecto continental. Venezuela está invirtiendo todo el dinero posible como hermano mayor de este proyecto y lo triste es que las necesidades de los venezolanos están en un segundo o tercer lugar, ya que se gasta más dinero en este proyecto continental y no en los proyectos sociales que deberían ser el foco de este gobierno.

¿Se puede realmente definir al modelo político de Hugo Chávez como de izquierdas?

"Hay que dejar bien claro que no se trata de un gobierno de izquierdas, sino un país petrolero que maneja estatalmente esa industria. En eso no veo ningún cambio. Además de todo, las Fuerzas Armadas, que es de donde viene Hugo Chávez, está en todos los puestos del poder. Es decir, estamos ante una democracia militarizada. Y el tema de la ideología de izquierdas es una especie de maquillaje, una excusa para tener un gobierno dictatorial como los ha tenido lamentablemente América Latina. Lamentablemente esa es la historia".

Sin embargo, en reiteradas ocasiones se ha señalado al modelo chavista como un renacer del socialismo, este ha recibido incluso el apelativo de Socialismo del Siglo XXI, lo que, según muchos, explica su popularidad entre los sectores sociales más desahuciados. Pero, ¿es realmente popular Hugo Chávez entre los venezolanos?

"Chávez tiene una popularidad cada día más mermada. Por un razón. La gente que votó por él lo hizo bajo la promesa de que seguiría desarrollando programas sociales, lo cual es bueno, y lo apoyamos. Pero cada vez se produce un divorcio cuando la gente se da cuenta que a Chávez le preocupa más su proyecto personal que concentrarse en resolver el problema de la pobreza. Ese proceso se está dando en Venezuela, donde hay un presidente que se convierte más bien en un líder internacional y no una persona que soluciones temas como el crimen o el empleo, que siguen estando intactos en Venezuela".

Ud., hablaba recién de una suerte de esencia internacionalista en los proyectos de Chávez. Hace referencia constantemente al famoso sueño bolivariano, acerca de unificar todas las naciones latinoamericanas en una sola. ¿Ve posible ese proyecto?

"Permanentemente Chávez habla del sueño de Simón Bolívar sobre tener una América del Sur Unida, igual que los Estados Unidos o La Unión Europea. Es una idea válida, lo promovió Bolívar y muchos otros políticos lo han hecho. La diferencia es que Chávez lo hace como propaganda, como parte de su proyecto personal, para tener poder e influencia en otros países, para usar al petróleo como herramienta internacional. Otra cosa es que todos los proyectos de integración que existían Chávez los ha roto: se salió del CAN, del Grupo de los Tres con Colombia y México, es decir, el presidente que ha tomado las medidas más contrarias a la integración es Hugo Chávez".

Se ha criticado mucho al presidente por querer imitar modalidades como el culto a la personalidad, al igual que sangrientos dictadores que ha tenido la historia, tales como Stalin, Sadam Husain, Fidel Castro, entre otros. Según informaciones de algunos movimientos opositores, se está hablando de construirle en Caracas un monumento de Chávez.

"Si, es que su afán es dejar cualquier tipo de huella en la historia venezolana. Pero a veces es más importante dejar un legado que tratar de manipular la historia, que es lo que ha hecho Chávez. Los grandes hombres lo que dejan es una gran obra... como un ladrillo dentro de un edificio. Pero no derrumban el edificio".

Ud., mencionaba recientemente que en una conferencia organizada en Berlín por el Comité Internacional para la Democracia en Cuba, que en Venezuela están siendo aplicadas una serie de reformas radicales, las cuales conducen rápidamente a la implantación de un sistema autoritario. ¿A qué reformas se refería?

"Bueno, ya este año se está enseñando marxismo en las escuelas y centros de trabajo; el presidente está promoviendo la reelección vitalicia; el presidente está quitándole el poder a los gobernadores y alcaldes, que son elegidos popularmente; el presidente está buscando que las Fuerzas Armadas asuman - y lo ha dicho públicamente - un papel ideológico; el presidente está buscando cómo influenciar ideológicamente los sistemas educativos de los niños o cambiar el sentido de la propiedad. Todo eso está sucediendo este año en Venezuela y es importante que estemos alertas sobre lo que eso significa, no sólo para Venezuela, sino para todos los que creemos en la dignidad, los derechos humanos la justicia y la libertad".

Sin embargo, pareciera que la comunidad internacional no se ha dado cuenta de lo que Ud., menciona. ¿Será que se tiende a comparar a Venezuela con Cuba, es decir, que su país "no está tan mal" en comparación con la isla, y se espera a que se imponga realmente un modelo autoritario para comenzar a criticar y condenar a Chávez?

"Cuba tiene 50 años de historia de opresión, de Fidel Castro. Nosotros llevamos ocho años con el régimen de Hugo Chávez. Se está viviendo un proceso igual al de Cuba, pero en cámara lenta. Se ha venido instalando una repetición del modelo cubano, y no hay que esperar que sea muy tarde para actuar, uno de los avances de la sociedad internacional sería prevenir antes de que sea tarde".