Chateau Rouge: Todos los estilos musicales en un solo lugar

Foto: autor

Con tres plantas, tres podios, cuatro bares y una superficie total de unos 800 metros cuadrados, el club Chateau Rouge, situado en la Ciudad Vieja de Praga, es uno de los locales musicales más grandes del país.

Diversidad absoluta

Foto: autor
El club Chateau Rouge está abierto los 365 días del año, y ofrece a diario conciertos, actuaciones de DJ´s, presentaciones artísticas, proyecciones y piezas teatrales.

Una diversidad absoluta, esas palabras expresan de la mejor manera la amplia oferta del programa cultural de este local, emplazado en tres pisos. Decenas de DJ´s actúan mensualmente en la planta baja y en el primer subterráneo, mientras que en el sótano número dos, situado a unos siete metros bajo tierra, se efectúan unos 20 conciertos al mes de bandas de todo el mundo.

Daniel Doležal (Foto: autor)
El rock y la música experimental e independiente son los géneros que predominan en este lugar, pero la oferta es mucho más profunda, según indicó el director del programa musical, Daniel Doležal.

“La oferta de estilos musicales es prácticamente completa, desde nu-jazz, pasando por el punk y el ska, hasta el metal duro. De hecho, aquí podrán encontrar todo lo que se les ocurra, ya que no nos olvidamos ni de los géneros absolutamente minoritarios. Chateau varía mucho, cada uno encontrará lo suyo”, subrayó Daniel Doležal.


Lugar donde se mezclan punkies y aficionados al disco

Foto: autor
Gracias a su céntrica situación, el local es concurrido en gran medida por extranjeros y debido a la extensa oferta musical, Chateau Rouge se convierte cada día en un punto de encuentro de aficionados de los más diversos géneros musicales.

“Cada planta ofrece un programa distinto, es decir, que este lugar sirve de punto de encuentro para personas de diferentes nacionalidades y orientación cultural. A nadie le extraña ver aquí a los punkies junto a las muchachas en tacones altos que prefieren el disco”, mencionó Daniel Doležal.

Si el programa de conciertos en vivo brinda una enorme cantidad de géneros musicales, la oferta de los DJ es aún más amplia e incluye estilos sobre los que quizá nunca han oído hablar.

Foto: www.chateaurouge.cz
“Por supuesto, el house y R&B forman la mayor parte del programa, pero no cerramos la puerta ni a los estilos progresivos, como el minimal y electro trash, entre otros. Asimismo realizamos noches especializadas en break core y otros estilos minoritarios, para que cada uno pueda escoger a su gusto”, señaló el director del programa musical.

Uno de los objetivos del programa es presentar regularmente varias casas discográficas mundiales. Cada mes actúan aquí representantes de hasta cinco sellos. Por ejemplo, este mes es el turno de los DJ´s de 4Line Records de Barcelona y Hector del Café del Mar, de Ibiza.


En promoción de la música hispánica

El club se esfuerza por promocionar la música hispánica y pueden estar seguros de que cada mes encontrarán en el programa de Chateau Rouge varios conciertos en vivo de grupos provenientes de países hispanohablantes.

“Podemos decir que cada mes toca en el segundo subterráneo algún grupo hispanohablante, mientras que en el primer sótano actúan representantes de discográficas españolas y latinoamericanas, al igual que en la planta baja donde se realizan también conciertos en vivo de grupos más bien acústicos, en los que tocan cada semana formaciones de países hispanohablantes, como por ejemplo Son Caliente, de Cuba”, dijo Daniel Doležal.

David Andrés Castillo (Foto: autor)
El programa de Chateau Rouge tiene una relación muy estrecha con la cultura del mundo hispanohablante en general. Recientemente se realizó en este local una parte del programa de la Semana Cultural de España. Tocaron aquí los grupos españoles Perrino Bros y Lex Makoto. David Andrés Castillo, uno de los organizadores del encuentro, enfatizó que en el futuro se esforzará por profundizar las relaciones con este local y volver a realizar proyectos similares en el club.

“El local es fantástico para llevar a cabo eventos de este tipo, porque está perfectamente preparado para acomodar a los músicos y los asistentes. La verdad es que es un sitio donde todo han sido ventajas y siempre se han puesto a nuestra disposición y nos han ayudado en todo. Creemos que, dada la tradición de este local para llevar a cabo conciertos, siendo uno de los locales de Praga con más conciertos mensualmente, nos parece fantástico para hacer el papel de concierto de la semana cultural”, subrayó el agente cultural de la Embajada de España en Praga.

Alex Fernández (Foto: autor)
El bajista de los grupos Perrino Bros y Lex Makoto, Alex Fernández, sostuvo que le sorprendió, sobre todo, la diversidad de salas de este club.

“Es bastante diferente a lo que estamos acostumbrados en España, sobre todo, por los diferentes ambientes que tiene. La mayoría de las salas en las que tocamos en Madrid son sólo la sala de conciertos y ya. La verdad es que esto es bastante especial”, recalcó Alex.

Manuel Perrino (Foto: autor)
Por su parte, su compañero de grupo, el guitarrista Manuel Perrino, comparó este club con un local parecido en Madrid, destacando la alta calidad del ambiente cultural checo.

“Me recuerda un poco un sitio en el que hace poco tocamos en Madrid, que se llama El Costello. Me lo recuerda por estas bóvedas de piedra y las luces. Bueno, en Madrid hay muchísimas salas para tocar y mucha oferta cultural, pero sinceramente creo que aquí hay una cultura musical más arraigada en todos los sentidos”, mencionó el guitarrista.


Del Bodegón del Diablo al Palacio Rojo

Club Chateau Rouge (Foto: www.chateaurouge.cz)
El club Chateau Rouge es uno de los más antiguos locales de Praga. La historia de la casa data del siglo XIV. En 1650 surgió aquí una taberna, que se llamaba “Bodegón del Diablo” y funcionó aproximadamente dos siglos.

La historia contemporánea del club se inició en 1919, cuando surgió aquí un local que pronto se convirtió en uno de los más famosos centros artísticos de la capital checa, mencionó el encargado del programa musical.

“En aquel entonces fue uno de los más renombrados locales de Praga que estaba abierto diariamente hasta las seis de la madrugada, donde actuaron las más grandes estrellas del escenario musical, como R.A. Dvorský. Se reunía aquí la flor y nata artística checa”.

Tras la segunda guerra mundial, el local fue cerrado, y reanudó su funcionamiento recién a principios de los años noventa bajo el nombre original de Chapeau Rouge, es decir, Sombrero Rojo. Posteriormente, debido a cambios de dueños y problemas con el derecho de autor, el club tuvo que cambiar de nombre y actualmente se llama Chateau Rouge, o sea el Palacio Rojo. Sin embargo, últimamente ganó el pleito judicial y pronto volverá al título tradicional de Chapeau Rouge, según aseguró el director del programa musical, Daniel Doležal.

Foto: www.chateaurouge.cz

Foto: autor
Chateau Rouge tiene la ventaja de que, a diferencia de otros locales de Praga, la producción musical no molesta a la vecindad. El club abre por la tarde, los conciertos empiezan a eso de las nueve, y cierra por la madrugada, a eso de las seis. Otra de las cosas importantes es que no hay que pagar entrada en la planta baja y el primer piso subterráneo y gratuitos suelen ser también la mayoría de los conciertos.

Chateau Rouge se encuentra en la calle Jakubská 2, en la Ciudad de Vieja de Praga. Más detalles sobre el club encontrarán en www.chateaurouge.cz.

Autor: Roman Casado
palabra clave:
audio