Cada vez menos bodas en Chequia, las parejas prefieren no casarse

Иллюстративное фото: Архив Чешского радио - Радио Прага

El número de bodas celebradas en la República Checa volvió a descender en 2013, esta vez en un 6%. La institución matrimonial está dejando de verse como un paso imprescindible en la relación de pareja.

Foto: archivo de Radio Praga
Este lunes comienza en Chequia la Semana del Matrimonio, un evento organizado por diversas Organizaciones No Gubernamentales con el objetivo de potenciar esta institución, que en la República Checa parece estar cayendo poco a poco en desuso.

Y es que las estadísticas son ciertamente deprimentes para los que opinan que el matrimonio es el mejor ambiente para las relaciones de pareja y la crianza de los hijos. Según el Instituto Checo de Estadística, el número de bodas fue en 2013, entre enero y septiembre, de 36.900, un 6% menos que en el mismo periodo del año anterior.

Los datos confirman una tendencia que viene de lejos. En 1990 se celebraron alrededor de 90.000 bodas, y en 2010 la cifra ya era de 46.000. De acuerdo con la psicóloga Jitka Douchová, el matrimonio es impopular especialmente entre los hombres.

“Siempre mis pacientes mujeres me preguntan cómo pueden hacer para conseguir que el hombre les pida la mano. Y siempre quieren hacerlo de forma indirecta”.

Foto: archivo de Radio Praga
Entre los motivos que pueden tener los hombres para temer al matrimonio puede encontrarse su situación de desventaja en la legislación checa. En caso de divorcio, si los niños son menores de tres años, el marido no tiene prácticamente ninguna posibilidad de tener la custodia de los hijos y contrae automáticamente la obligación de pagar a la ex esposa una pensión alimenticia durante más de 15 años.

Por otro lado, casarse no supone en la República Checa ninguna ventaja fiscal, ni tampoco ninguna protección legal especial para los niños. Además, hasta hace poco una mujer podía recibir ayudas del estado por ser madre soltera aunque el padre fuera conocido. Bastaba con que este tuviera su residencia en otro domicilio.

La institución matrimonial se encuentra en tensión también en cuanto al número de rupturas. La cantidad de divorcios que se producen, unos 30.000 al año, permanece estable, y a este paso pronto se cruzará con el número de bodas, lo que podría convertir a la República Checa en el primer país de la historia en el que tienen lugar más divorcios que matrimonios.

Con el nuevo Código Civil que ha entrado en vigor este año, los divorcios van a ser más largos y más dificultosos, lo que todavía no se sabe si va a convertir el matrimonio en un hecho más atractivo o no, y cómo se va a reflejar en las estadísticas.

Autor: Carlos Ferrer
palabra clave:
audio