Cada vez más checos solicitan asilo en Canadá

r_2100x1400_radio_praha.png

Durante los dos primeros meses de 2009 el número de checos que solicitaron asilo en Canadá aumentó considerablemente. Esta semana las autoridades canadienses han instado al Gobierno de Praga a analizar las causas de ese fenómeno.

Otakar Motejl, photo: CTK
La mayor parte de los checos que solicitan asilo en Canadá son gitanos. Durante enero y febrero de este año más de 500 checos pidieron asilo político en ese país, cantidad que hay que sumar a los más de 800 que se marcharon a Canadá durante el año pasado. La mayoría de estos solicitantes aseguró sentirse amenazado por la sociedad checa, que se está volviendo cada vez más racista y xenófoba.

Por su parte, el Defensor del Pueblo, Otakar Motejl, considera el fenómeno como una campaña premeditada. Acusa a determinadas agencias nacionales de organizar el traslado de la población gitana a Canadá, persiguiendo sus propios beneficios económicos.

“Estoy convencido que la actual ola de emigración de los gitanos checos a Canadá es resultado de una campaña premeditada. Insisto que los gitanos no son perseguidos ni se les impide trabajar. La campaña al parecer, tergiversa la situación real en la República Checa”, dijo Motejl.

El ministro canadiense de migración y multiculturalismo, Jason Kenney, aseguró a las autoridades de Praga que Canadá no se plantea introducir visados obligatorios para los ciudadanos de la República Checa en relación con el incremento de los solicitantes de asilo. El viceministro de RR.EE. checo, Jan Kohout, opina que la migración de los gitanos a Canadá es un asunto temporal.

”Dedicamos atención permanente al nivel de la migración y junto con nuestros colegas canadienses analizamos la situación. El número de gitanos que piden asilo en Canadá, registrado por nuestra Embajada, no es dramático en realidad. Es inferior al que presentan diversas organizaciones cívicas y los medios de información”, sostuvo Kohout.

Sea como fuere, la República Checa ocupa actualmente el segundo lugar en cuanto al número de solicitantes de asilo en Canadá, después de México, según datos de las autoridades canadienses.

Las organizaciones defensoras de los Derechos Humanos recuerdan que entre 2007 y 2008 Canadá abolió la obligación de visados para ocho países poscomunistas. Figuraron entre ellos Eslovaquia, Hungría y la República Checa, donde viven cuantiosas minorías gitanas. Sin embargo, la elevada migración de gitanos se ha cuantificado únicamente en la República Checa.