Biblioteca Cervantes de Praga es la segunda del mundo en usuarios

Biblioteca Carlos Fuentes del Instituto Cervantes, foto: autor

Solo la biblioteca del Instituto Cervantes de Nueva York supera en número de usuarios, préstamos y consultas a la de Praga. Ciudades tan pobladas como Londres, París o Moscú quedan por detrás de la capital checa en la clasificación. Alberto Antolín, bibliotecario del Cervantes de Praga, revela este y otros datos en entrevista con Radio Praga.

Alberto Antolín, foto: autor
Evitando el alboroto que la celebración del Día del Libro ha traído a la habitualmente silenciosa biblioteca, Alberto Antolín habla sobre los resultados del último año. El interés de los checos por la cultura española es extraordinario. Los datos conocidos recientemente sobre el uso de la biblioteca hablan por sí mismos.

“Está considerada la segunda en la red del Instituto Cervantes, después de Nueva York. Hay alrededor de 60 bibliotecas y nosotros estamos los segundos por número de préstamos, número de usuarios y número de consultas anuales”.

La biblioteca, que fue inaugurada hace solo cuatro años, ya cuenta con 20.000 volúmenes. Según su bibliotecario, ya es la mayor biblioteca en español del país, y sigue enriqueciéndose con nuevos libros. Uno de los secretos de su éxito es la interacción con los usuarios, como continúa explicando Alberto Antolín.

“Nosotros continuamente vamos desarrollando las colecciones y actualizándolas. Para esto nos ayudan mucho los usuarios. Cuando algún libro o documento no está disponible en la biblioteca, nos lo sugieren. La compra la realizamos cuando vemos que encaja en la colección. Pero casi siempre tienen razón los usuarios”

Foto: autor
La celebración del Día Internacional del Libro, el 23 de abril, llenó la biblioteca Carlos Fuentes del Instituto con el perfume y el color de cientos de rosas rojas. Cada año, el centro lo celebra con sus usuarios a la española, regalando libros y flores. Alberto Antolín nos cuenta como una coincidencia de fechas en Cataluña convirtió en costumbre para toda España regalar una flor, además de un libro, en ese día.

“En Cataluña existe desde 1931. Va unido a la fiesta de San Jordi y la fiesta de la rosa. Por eso en Cataluña tienen la costumbre de regalar una rosa y un libro. Es una tradición que se ha extendido después por toda España”.

La biblioteca Carlos Fuentes también organiza para ese día alguna actividad y sorteos para premiar a sus usuarios. El resto del año seguirá dedicándose a saciar la voracidad de cultura hispana de los checos.

palabra clave:
audio