Baja demanda de automóviles ecológicos en Chequia

Foto ilustrativa: Jan Rosenauer, archivo de ČRo

Las compaňías en Chequia no muestran gran interés por la compra de automóviles ecológicos. El principal motivo de esta postura es su alto coste y el bajo número de las estaciones de carga para esos vehículos en el país.

Los automóviles a gasolina y gasoil siguen siendo los más populares en la República Checa, a pesar de la amplia promoción de los coches ecológicos, como uno de los pasos para la reducción de la contaminación ambiental. Tanto los propietarios particulares como las grandes compañías siguen prefiriendo mayoritariamente vehículos propulsados por combustibles fósiles.

La proporción de los automóviles ecológicos en el parque de automóviles de las empresas suele ser del 4%. El 14% de las compañías en Chequia dispone de al menos un coche con tecnologías alternativas, mientras que la media europea es del 34%.

Foto: Filip Jandourek, ČRo

De acuerdo a una reciente encuesta realizada por la compañía Arval, la baja demanda de los vehículos eléctricos o los híbridos eléctricos se debe al alto coste de estos automóviles y a la reducida red nacional de estaciones de carga. Los coches eléctricos, por ejemplo, cuestan el doble que los tradicionales.

Los automóviles diésel suponen el 54% de los vehículos de los que disponen  las empresas en Chequia y los de gasolina el 42%. En lo que respecta al uso de los coches ecológicos, el país se sitúa por detrás de Turquía, Rusia y Polonia, advierten los ecologistas.

En los registros de automóviles de la República Checa hay unos 200 000 coches ecológicos de un total de más de ocho millones de automóviles, según datos de la Oficina de Estadísticas. El aumento de las ventas de vehículos ecológicos es una de las prioridades del Plan Nacional de Movilidad Limpia. Antes de 2030 el Estado checo prevé incrementar en centenares de miles de unidades el número de automóviles ecológicos que circularán por las carreteras nacionales.