Aumenta la criminalidad debido a la amnistía del ex presidente Václav Klaus

Foto: foxumon, Free Images

Aumenta la criminalidad en Chequia como resultado de la polémica amnistía declarada en enero por el presidente Václav Klaus. Antes de finalizar su periodo de funciones el entonces mandatario declaró una medida de gracia que puso en libertad a más de 6.000 convictos. La Policía resolvió más de 2.500 delitos cometidos por beneficiarios de la amnistía en los primeros seis meses del año.

Foto: foxumon/Stock.XCHNG
Al finalizar su segundo y último periodo de funciones, el presidente Václav Klaus sorprendió, en su discurso de Año Nuevo, a los políticos y a la opinión pública con el anuncio de una amnistía masiva.

Klaus indicó que la medida de gracia era parte de la celebración del 20 aniversario de la partición de Checoslovaquia. Su homólogo eslovaco, Ivan Gašparovič, también declaró una amnistía que devolvió la libertad a 500 personas.

En los primeros seis meses del año la Policía de Praga acusó un súbito aumento de la criminalidad, según explica la portavoz policial Andrea Zoulová.

“La Policía de Praga registró un aumento de casi el 14% de la criminalidad, lo que representa una situación anormal. Todo indica que los delitos fueron cometidos por delincuentes reincidentes que salieron de la cárcel gracias a la amnistía”.

Situaciones similares registra la Policía en el interior del país, tal y como indica la portavoz Veronika Hyšplerová, de la región de Ústí.

Foto: Honza Ptáček
“Como resultado de la amnistía de enero registramos un aumento de 293 delitos cometidos por presos amnistiados”.

El descontento provocado por la medida de gracia del ex mandatario Klaus no respondió únicamente a la cantidad de personas que salieron de la cárcel, sino que al hecho de que la amnistía representó un obstáculo en las investigaciones de grandes casos por corrupción y delitos fiscales.

Los llamados peces gordos que cometieron graves delitos de cuello blanco salieron de prisión y muchos vieron con alegría como se suspendían prolongados procesos en su contra. Mientras que al otro lado, las víctimas perdieron toda posibilidad de reparación o compensación.

Antes de la amnistía las cárceles checas se encontraban abarrotadas, superaban su capacidad en alrededor del 106%. Tras la amnistía del presidente Klaus fueron cerradas algunas prisiones y las restantes aprovechan el 70% de su capacidad.

Por el momento el 10% de la población original ha regresado a los centros y en caso de mantenerse este ritmo las autoridades estiman que tienen a su favor unos cuatro años antes de que se llegue a la cifra que existía antes de la medida de gracia.

Foto: Filip Jandourek
Expertos en temas penitenciarios dieron a entender que si bien las cárceles se limpiaron, al menos por un tiempo, el costo es muy elevado. Por un lado los policías y jueces tienen mucho más trabajo que años atrás, pero sobre todo se pone en peligro la seguridad pública.

La amnistía de Václav Klaus provocó mucho malestar. En primer lugar nunca se dijo oficialmente quién había sido el autor del texto, en el que los expertos encontraron una serie de errores.

El artículo 2 de la medida de gracia ordenó paralizar todos los casos cuyo trámite durara más de ocho años abiertos. Esto ayudó a poner fin como mínimo a 19 delitos graves de cuello blanco, lo que desató un escándalo por sospechas de amiguismo y corrupción contra el jefe del Estado.

Tras lo ocurrido, el Senado solicitó la impugnación de Václav Klaus, por supuesto delito de ‘alta traición’ y un grave incumplimiento de la Carta Magna. No obstante, la denuncia fue desestimada por el Tribunal Constitucional.

palabra clave:
audio