Aumenta la cifra de niños desaparecidos en el país

El número de niños desaparecidos en la República Checa aumenta y las autoridades buscan métodos de cómo frenar la ola de menores que son secuestrados o abandonan los hogares por voluntad propia.

La reciente desaparición de Jakub Šimánek, de nueve años, puso de relieve un fenómeno que en la República Checa ha adquirido en los últimos años proporciones preocupantes. El año pasado la Policía buscó a 8 696 menores, es decir 579 más que en el año 2006. Y durante los primeros cinco meses de este año han desaparecido alrededor de 3500 menores.

Según fuentes de la policía, la mayoría de los casos termina bien, puesto que se trata de adolescentes que, por alguna razón, se escapan de su hogar o de orfanatos. Los motivos son variados desde una mala situación familiar y problemas en la escuela hasta la drogadicción. La policía afirma que la posibilidad de encontrar niños desaparecidos aumenta cuando sobre los casos informan cuanto antes los medios de comunicación.

Por este motivo, los expertos en protección de menores abogan para que la República Checa se sume a los países que aplican un sistema de alerta rápida, según explicó Zuzana Baudyšová, presidenta de la fundación checa ‘Nuestro hijo’.

“Este sistema posibilita publicar de inmediato la noticia sobre un niño desaparecido en la radio, la televisión y en las pantalla instaladas en las autovías. Se trata de un método eficaz que representa una importante ayuda cuando se trata de secuestros”, dijo Baudyšová.

Debido a que la desaparición de menores es un problema internacional, los ministros de Justicia e Interior de la UE se mostraron a favor de poner en marcha un sistema europeo de alerta rápida en los casos de desaparición de niños.

Al igual que otros países, también la República Checa se sumará este domingo 25 de mayo al Día Internacional de los Niños Desaparecidos, que se celebra desde 1981 en recuerdo de las familias que por causas desconocidas han perdido a alguno de sus hijos.