Aumenta el número de lugares en Praga donde se prohíbe beber alcohol

Foto ilustrativa: ČTK

La capital checa continúa en sus esfuerzos por impedir que se consuman bebidas alcohólicas en los lugares públicos más frecuentados. Una nueva directiva de la Alcaldía de Praga que entró en vigor este jueves amplió el número de lugares donde se prohíbe beber alcohol.

La isla de los Tiradores, foto: ČTK
A partir de este jueves está prohibido consumir alcohol en 837 lugares públicos en Praga, entre los que figuran las paradas del transporte público, la isla de los Tiradores en el río Moldava, el Parque Dienzenhofer, en el barrio de Smíchov, así como por ejemplo el área que rodea el Teatro Nacional y la Nueva Escena. La prohibición había abarcado hasta ahora 459 lugares públicos en la capital checa o sea que el actual aumento incluye casi el doble.

Igualmente se prohibió consumir bebidas alcohólicas a una distancia de menos de 100 metros de las escuelas o áreas de juegos infantiles. Según destaca Jan Čihák, portavoz de la Policía Municipal de Praga, la medida representa un necesario instrumento para sancionar a las personas que molestan a sus conciudadanos.

”Creo que la directiva es un arma eficaz de lucha contra los ciudadanos que no respetan las normas de convivencia y con su actitud, en este caso el consumo mayormente exagerado de bebidas alcohólicas en lugares públicos, molestan a las demás personas. Además, su actitud puede alterar la imagen que se llevan los turistas que visitan la capital checa”.

Foto ilustrativa: ČTK
La Policía Municipal es la encargada de controlar la observancia de la nueva directiva. Los que la violen, pagarán una multa de unos 40 euros aunque, según admitió Čihák, en caso de que algún ciudadano se tome una lata de cerveza en un lugar público, se le puede advertir primero de que está violando la ley e instarlo a que no vuelva a repetirlo. Si la persona comenzara a discutir con los policías y no respetara la advertencia, podría ser citada a la Alcaldía y recibir una multa de unos 585 euros.

El distrito con mayor número de lugares públicos en los que rige la prohibición de consumo de alcohol es Praga 8 con 162 sitios. Le sigue Praga 4 con 82 lugares y Praga 1, o sea las zonas céntricas, con 53 sitios donde no se deben tomar bebidas alcohólicas.

Semejante regla entró en vigor también en otras ciudades de la República Checa, entre ellas Brno, Tábor, Přeštice y Liberec.