Aumenta el número de hombres checos que optan por la baja de paternidad

Иллюстративное фото: Барбора Кментова, Чешское радио - Радио Прага

El número de hombres que deciden tomar la baja parental en lugar de la madre sigue aumentando de forma lenta pero segura en la República Checa. A esta tendencia contribuye una sociedad más permisiva con los hombres que deciden quedarse en casa con los niños.

Foto: Barbora Kmentová
El modelo tradicional de madre en casa con los niños y padre trabajador sigue siendo el predominante en la República Checa, aunque empiezan a verse visos de cambio. El año pasado 5.000 hombres decidieron tomar la baja parental mientras que sus parejas prefirieron volver al trabajo. Sin embargo en 2001 solo 2.000 padres tomaron esta decisión.

Un ejemplo es Rudolf, que ha aprovechado la baja por segunda vez.

“Cuando la mamá cumplió los meses de baja de maternidad establecidos por ley, entonces me tomé yo la baja parental, ya que ella tiene un trabajo más estable. Resultó que al final me quedé en casa yo. Nunca me ha importado mucho lo que piensen los demás. Es nuestra situación familiar y es lo que hemos decidido. Es verdad que como hombre estoy en minoría, pero es como nos viene mejor pragmáticamente. Tengo amigos que se extrañan y se ríen, así que yo también me río”.

Foto: Barbora Kmentová
En la República Checa las mujeres tienen una baja de maternidad garantizada por la ley, de seis meses de duración, que puede empezar antes del parto, mientras que los hombres apenas reciben un solo día libre en el trabajo el día del nacimiento. Transcurridos esos seis meses se abre la posibilidad de la baja parental, que es voluntaria y cuya extensión puede ser de como máximo tres años.

Esta baja parental puede ser pedida por el padre o por la madre, y da derecho a una excedencia laboral y a una asignación mensual que, según la longitud de la baja, oscila entre los 280 y los 440 euros, una cantidad que apenas alcanza la mitad del salario medio del país. De esta manera, si el progenitor con mayor sueldo deja el trabajo para optar por esta baja, el nivel de ingresos de la familia se ve perjudicado. Ese es el principal motivo por el que el número de hombres que optan por quedarse en casa con el niño siga siendo bajo, según comenta Lukáš Talpa, de la Liga de Hombres Abiertos.

Lukáš Talpa, foto: Archivo de la Liga de Hombres Abiertos
“Los hombres continúan siendo en la mayor parte de los casos el principal aporte económico a la familia, y cuando por algún tiempo desaparece el mayor ingreso, eso supone un problema importante. Así, aunque los hombres quieran tomar la baja, esto les hace detenerse”.

De acuerdo con un estudio de la Liga de Hombres Abiertos, la sociedad checa es más tolerante hacia los hombres que, contraviniendo el estereotipo, toman el papel antes reservado exclusivamente para las madres. Un 64% de los encuestados considera que los hombres en baja parental son tipos normales, y un 30% asegura que son incluso “hombres de verdad”. En general, el 94% de la sociedad ve a estas personas de forma positiva o neutral.

Autor: Carlos Ferrer
palabra clave:
audio