Aumenta el consumo de drogas entre jóvenes checos

r_2100x1400_radio_praha.png

Cada vez es mayor el número de jóvenes checos que ha experimentado con las drogas. Según estudios publicados recientemente por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 35 por ciento de los jóvenes de este país ha probado por lo menos la marihuana. Esto coloca a la República Checa en el segundo lugar en consumo de drogas en toda Europa.

La lista está encabezada por Gran Bretaña con un 36 por ciento y el segundo lugar lo comparten la República Checa y Francia. Entre los países poscomunistas, son los checos quienes registran el porcentaje más alto de jóvenes que han experimentado con drogas; en segundo lugar figura Eslovenia con un 26 por ciento, seguida por Rusia con el 24 por ciento.

En los últimos cinco años ha aumentado de manera notoria el consumo de narcóticos en la República Checa: en 1995 esta cifra apenas superaba el 20 por ciento, mientras que hoy en día más de la tercera parte de los jóvenes entre 15 y 16 años ya ha tenido alguna experiencia con la droga. La Organización Mundial de la Salud asegura que el aumento de la drogadicción entre los jóvenes europeos responde en primer lugar a la influencia de las masivas campañas publicitarias, además de un sentimiento colectivo de aislamiento dentro de la sociedad.

Especialistas en el problema de la drogadicción sostienen, sin embargo, que estas cifras no reflejan la realidad. Ivan Douda, de la fundación Drop-in para el tratamiento de drogadictos, aclara que este tipo de estudios no hace gran diferencia entre quienes son adictos a drogas fuertes como la heroína y quienes, por ejemplo, sólo han probado alguna vez la marihuana. Según se estima, menos de una sexta parte de quienes han experimentado con estupefacientes lo ha hecho con drogas duras.

En la conferencia de la OMS inaugurada ayer en Estocolmo, algunos especialistas han advertido que el aumento del consumo de drogas y alcohol entre los jóvenes es una tendencia que se presenta en toda Europa: la cuarta parte de las muertes registradas entre jóvenes de 15 a 29 años tiene su origen en el alcohol.