Arte en miniatura en un museo de Praga

L'intérieur du Musée des miniatures, photo: Musée des miniatures

El Museo de Miniaturas es el único de la ciudad de Praga en el que los visitantes necesitan un microscopio para contemplar las obras.

Foto: archvio del Museo de Miniaturas de Praga

El Museo de Miniaturas es un lugar de Praga donde no se exhiben pinturas ni esculturas convencionales. Sus obras son minúsculas y los visitantes necesitan un microscopio o una lupa para poder apreciarlas.

El museo está situado en el patio del monasterio de Strahov y durante más de dos décadas se ha centrado en ofrecer una experiencia un tanto diferente.

Edward Ghazarian, foto: 1TV.AM/YouTube

Dentro del museo podemos encontrar una amplia variedad de microscopios. Gracias a ellos, los visitantes pueden observar las obras y sus detalles, que pasarían desapercibidos a simple vista.

Las obras que se exponen en el museo pertenecen a un género de bellas artes llamado arte en miniatura, que fue fundado en la década de los 50 por el artista armenio Edward Ter Ghazarian.

Foto: archivo del Museo de Miniaturas de Praga

El género se hizo popular posteriormente en Rusia, lugar en el que se plantearon siete desafíos que debía efectuar todo aquel que quisiera ser considerado un artista en miniatura.

Anatoly Konenko, foto: archivo Anatoly Konenko, Public Domain

Ignat Kinol es el director del Museo de Miniaturas y cuenta que estos desafíos consistían en superarse a sí mismos e ir creando arte en elementos cada vez más diminutos.

“Empezaron con pulgas. En Siberia había un libro que relataba cómo un artista había sido capaz de crear unas herraduras que le sirviesen a una pulga, así que le copiaron. Luego fue el arroz, empezaron a dibujar en granos de arroz, y después fue el pelo. Más tarde comenzaron a poner cosas encima de agujas”.

El Museo de Miniaturas se estableció en un primer momento en la ciudad rusa de San Petersburgo, antes de trasladarse a la capital checa a finales de la década de 1990.

El Camaleón en el microlibre  de Konenko, foto: página web oficial de Anatoly Konenko

El artista que cuenta con más piezas en el museo es el ruso Anatoly Konenko, seguido de Ghazarian, y de otro ruso, Nikolai Aldunin. Kinol afirma que Konenko es conocido principalmente por sus minúsculas pinturas pero que, en un principio, el ruso se dedicaba a fabricar instrumentos para cirujanos oculares.

“Este oficio le permitió aprender a cortar y a hacer piezas muy pequeñas y detalladas. Los artistas se fabricaban sus propias herramientas para crear las obras, dado que no podían usar herramientas comunes. Además, como no hay  una escuela oficial de micro miniatura, todos los artistas se habían dedicado previamente a otras cosas”.

La bicicleta de Alduin, foto: archivo del Museo de Miniaturas de Praga

La pieza más famosa de Konenko es un libro que contiene el cuento de Chéjov El Camaleón y se puede visitar actualmente en este museo de Praga.

Otra exhibición conocida del museo es una bicicleta de Aldunin. Está hecha de oro puro, tiene solo unos pocos milímetros de longitud y está colocada encima de una aguja. El museo también ofrece reproducciones en miniatura de obras de artistas famosos como Matisse, Dalí y Leonardo da Vinci.

La bicicleta de Alduin, foto: archivo del Museo de Miniaturas de Praga
15
50.0872153
14.3891119
default
50.0872153
14.3891119
Autores: Andrea Romero , Ian Willoughby , Jordan Joseph
palabra clave:
audio