Apretándose el cinturón

Foto: Kristýna Maková / Radio Praga
0:00
/
0:00

Atravesamos una temporada en la que lo único que baja son las temperaturas y los sueldos, mientras que todo lo demás está por las nubes. Quizás algunos de ustedes están notando las consecuencias de la crisis económica y están pensando en qué más ahorrar para llegar a fin de mes. En nuestro minicurso de checo hablaremos de algunos trucos para salvar su bolsillo.

Foto: Kristýna Maková / Radio Praga
Dominika, al final no puedo ir contigo al concierto. Es que ahora mismo no me puedo permitir-nemůžu si dovolit- comprar la entrada.

¿Qué dices, hombre? Si acabas de cobrar-právě jsi dostal výplatu-. Pero claro, con lo que tú gastas-utrácíš-.

Ya, es que a veces no me puedo aguantar-nemůžu se udržet-. Tengo que hacer un plan de ahorros-plán úspor-. Este año ha subido todo, menos mi sueldo, y resulta que no llego a fin de mes -nevystačím s platem-.

No me extraña-nedivím se-. Date cuenta de cuánto gastas, por ejemplo, en tus comidas diarias en los restaurantes. Y tú te reías de mí cuando me llevaba a la oficina un táper con comida de casa. Pues, ya sabes, lo que tienes que hacer.

Foto: Barbora Kmentová / Radio Praga
Pero es que si me pongo a cocinar-vařit-, a lo mejor incluso me subirán la tasa por el seguro de casa -pojištění domácnosti-. Ya sabes que torpe-nešika- soy.

Bueno, si tan ansioso estás por comer fuera, aprovecha las ofertas -nabídky-, las que muchos restaurantes publican en un sinnúmero de páginas web de descuentos -slevové portály-.

Buena idea. Pero lo peor son los recibos de la luz y el agua-účty za elektřinu a vodu-. Tampoco paso tanto tiempo en casa como para pagar-platit- tanto. Me cobran-účtují mi- como si en mi casa llevara un hotel. Y de los recibos del teléfono-účty za telefon- ni te hablo.

Foto: Kristýna Maková / Radio Praga
Pues, en primer lugar, invierte-investuj- en bombillas de bajo consumo-úsporné žárovky-. En el trastero o en el baño deja las clásicas, que allí enciendes la luz durante poco tiempo. También merece la pena apagar los electrodomésticos-spotřebiče- del todo, no dejándolos en el régimen reposo, que teniendo pinta de estar apagados-vypnuté-, siguen consumiendo.

Apágandolos todos, cada día voy a tardar media hora en hacerlo.

Para facilitártelo, cómprate un distribuidor-rozdvojka- donde conectas-zapojíš- todos los electrodomésticos y con un solo botón los apagas antes de salir de casa. También te recomiendo que cuides de tu frigorífico-lednička-, es decir, descongélalo en cuanto aparezca una capa de hielo, ya que con solo unos 3 milímetros consume un 70% más de energía-energie- de lo normal. Y ten en cuenta que debe de estar colocada lejos de una fuente de calor-zdroj tepla-. Por si algún día aprendes a cocinar, te recomiendo que utilices una olla a presión-papiñák-, que te ahorra hasta un 60% de energía y también un 80% del tiempo. Y como dice un proverbio checo; el tiempo es dinero-čas jsou peníze-.

Foto: Archivo de ČRo - Radio Praga
Hablando de la comida, ¿te puedes imaginar cuánto dinero me dejo últimamente en el supermercado-supermarket-?

Claro que puedo. Yo, para no tirar la casa por la ventana-neutratit majlant-, voy de compra solo cuando tengo prisa-spěchám-, así no me queda tiempo para mirar más cosas y compro justo lo que necesito. Y ¿sabes cómo voy allí? Andando-pěšky- o en la bici-na kole-, así además compro solo lo que soy capaz de cargar-to, co unesu-. Y la verdad es que en casa no me falta de nada.

Me parece bien, así además te ahorras el abono del gimnasio.

Tampoco me olvido llevar la lista de compra-nákupní seznam-. Y lo más importante; siempre intento ir con el estómago lleno-plný žaludek-, que es la única manera-jediný způsob- de no comprar medio supermercado. Asimismo te recomiendo-doporučuji ti- que siempre cuando puedas, no lleves a los niños de compra contigo. Que te saldrá muy caro-vyjdě tě to draho-.

Foto: Archivo de ČRo
Veo, que lo tienes muy bien pensado, así en pronto te convertirás en un millonario-staneš se milionářem-.

Sí, eso seguro. Ya que hablaste de los gastos del teléfono, llama a tu suministrador-poskytovatel- y pregúntale qué te puede ofrecer. Si le dices que quieres cambiar de compañía, verás como te llena de ofertas para no perder a un cliente -zákazník- Por si no lo has hecho todavía, deja de recibir facturas del papel-papírové účty- y págalas todas por Internet-přes internet-. Así te ahorrarás al menos un euro por cada pago, más el viaje a Correos.

Gracias por todos los consejos. He decidido que voy a apuntarme todos los gastos de un mes, y a lo mejor así me doy cuenta por cuántas cosas inútiles estoy gastando.

Me parece bien, sin embargo, en lo que no hay que ahorrar mucho es en pasártelo bien, así que al concierto te invito yo.

Aquí se acaba nuestro curso de hoy. Esperamos que ustedes no solamente ahorren el dinero, sino también un poco de tiempo para seguir aprendiendo checo con nosotros. Hasta la próxima!