"Aprendí a hablar checo en un chat"

Diego Mota Arriaga (Foto: autor)

Diego Mota Arriaga es un mexicano de 26 años que estudió en su país ingeniería de tecnologías de la información. Además tiene una especialidad en inteligencia artificial, pero trabaja en Praga de barman, y es de las pocas personas en el mundo que cree que el idioma checo es fácil.

Diego Mota Arriaga (Foto: autor)
¿Diego, cuánto tiempo llevas en Praga?

"Hola. Pues llevo casi un año viviendo acá".

¿Y por qué Praga?

"Bueno, he vivido, en tres otros países europeos. Por eso estuve de vacaciones acá varias veces, me gustó mucho y decidí venirme".

¿Cuáles son esos países?

"He vivido en Alemania, Inglaterra y España. Una vez visité Praga tres días, me gustó mucho, también el idioma, y decidí aprender checo por chat. Así fue como aprendí, no me costó mucho. En España tenía bastante tiempo libre y entonces buscaba a la gente checa en la base de datos de Internet y me ponía a chatear con ellos. Pero mi checo es muy malo".

Luego te viniste definitivamente...

"Hace un año iba a venir de vacaciones aquí dos semanas, así que puse un anuncio en una página de Internet y una chica me contestó. Entonces vine, salí con ella un par de veces y después cuando decidí a venirme a vivir aqui ella me ayudó mucho, bueno, siempre me ha ayudado. Se llama Sonia".

¿Ella fue la que conociste a traves de Internet?

"Sí. Bueno, cuando me decidí a venirme no conocía a nadie, así que le pedí ayuda para encontrar una casa y todavía hoy seguimos viviendo juntos. Es mi mejor amiga. Desde que llegué, hace casi un año, que estamos juntos".

¿Qué es lo que más te gusta de vivir acá?

"Principalmente la gente, que es muy amable aquí, muy amigable. Más que nada es el ambiente que se vive aquí, la gente y la cultura. Tenemos muchas cosas diferentes pero también muchas en común".

Eres ingeniero en tecnologías de la información, según tengo entendido.

"Sí. Mi carrera es una mezcla rara entre matemáticas, electrónica e informática. Y aparte tengo una especialidad en inteligencia artificial, que tiene que ver con programación".

¿Relacionado con las computadoras y las nuevas tecnologías?

"Sí, no sé hacer otra cosa, aunque trabajo detrás de una barra".

¿Cuál ha sido tu experiencia laboral en Praga?

Diego Mota Arriaga (Foto: autor)
"Aquí he tenido dos trabajos. Uno en una compañía de telemarketing, no sé si deba decir su nombre, para no hacer publicidad, y otro detrás de la barra, que es el que tengo ahora, aquí en la hostal Plus Prague".

¿Quieres decir barman?

"Sí, barman. Mi papá en México tenía un bar y a los 17 años aprendí el oficio. Bueno, desde joven mi papá nos enseño que debíamos trabajar y como eso era lo que teníamos, en eso trabajé".

Me cuesta imaginar a un ingeniero en informática trabajando de barman.

"Es que cuando trabajas de ingeniero estás ocho horas al día encerrado en una oficina y claro, mi carrera me encanta, es muy buena, pero a veces necesitas un break. No hay otra cosa que me guste más que programar pero hay veces en que simplemente tienes demasiado stress y trabajar atrás de una barra es fácil y además que conoces mucha, mucha gente y es divertido".

No definiría el trabajo de barman como fácil, precisamente.

"Yo sólo no me puedo acostumbrar a los malos clientes. De ahí todo lo demás me gusta mucho".

Aparte de checo, ¿qué otro idioma hablas?

"Un poco de inglés y un poco de alemán, además del español, que es mi lengua materna".

¿Alguna lengua indígena?

"No, a mí no me tocó. Ahora en México empiezan a enseñar lenguas indígenas, pero a mí no me tocó, terminé la escuela hace como 15 años".

¿Tienes pareja?

"No, estoy totalmente soltero".

¿Y eso a qué se debe?

"Pienso que trabajo demasiado, no sé" (ríe).

Pero te gusta la mujer checa, imagino, como a todos los mexicanos que conozco.

"Pues sí, claro. Eso representa el 50 por ciento de la razón por la que estoy aquí. Hay un 30 por ciento que corresponde a la cerveza checa, que me encanta".

¿Y el resto?

"Pues el ambiente, la gente, como te decía antes".

¿Buscas novia o estás tranquilo?

"Las cosas pasan por alguna razón. Vamos a ver qué sucede. Tengo 26 años".

¿Tus planes para un futuro cercano?

"Me interesa quedarme aquí en Praga y en después, según como se vayan dando las cosas, me gustaría instalar una empresa, hacer software acá. Por ahora trabajar detrás de la barra es sólo una pausa para desestresarme. Espero que pronto pueda crear mi propia empresa, pero eso no será fácil".

Pues te deseamos buena suerte.

"Gracias".

palabra clave:
audio