Abierto de Francia: Kvitová se disculpa por causar hipertensión a sus fans

Petra Kvitová, foto: ČTK

Las mejores tenistas checas, Petra Kvitová y Lucie Šafářová, pasaron a la segunda ronda del Abierto de Francia de manera muy diferente. Mientras que la primera estuvo cerca de perder con la montenegrina Danka Kovinic para lograr el triunfo al final en una ardua batalla de tres sets, la segunda barrió de la pista a la rusa Vitalia Diatchenko, perdiendo solo dos juegos.

“Quisiera solo decir que estoy feliz de dejar esto atrás, y perdonen haberles causado hipertensión”. Ese mensaje ha puesto en su cuenta de Twitter la tenista Petra Kvitová tras haber derrotado a Danka Kovinic en una apretada batalla que duró 2 horas y 19 minutos.

Petra Kvitová, foto: ČTK
Aunque a principios todo indicaba que la tenista número 12 mundial se haría cómodamente con la victoria en el choque contra la montenegrina, que se posiciona hasta 47 escaños más abajo en la clasificación.

La checa se hizo con el primer set por 6-2 y en el segundo se puso por delante por 3-0. Pero su rival luego remontó la segunda manga por 6-4 y en la tercera incluso se acercó a la victoria al dejar el marcador en 5-4 teniendo la ventaja de saque.

Sin embargo, la raqueta número uno checa le robó dos servicios acto seguido y sentenció el partido, aunque ya le quedaban pocas esperanzas, según confesó una vez terminado el encuentro.

“Hubo momentos cuando ya me vi sentada en el avión de regreso a casa. Me alegro de que no haya terminado así. Si lo digo de manera tonta, creo que lo merezco por todo lo que había entrenado últimamente. Si hubiera perdido e ido a casa, estaría bastante abatida. Estoy satisfecha de haber logrado avanzar y tener la posibilidad de jugar otro partido aquí”, indicó.

La finalista del año pasado avanza cómodamente

Si bien Kvitová sufrió un montón en su choque inicial del Abierto de Francia, Lucie Šafářová, no tuvo que esforzarse mucho para batir a Vitalia Diatchenko.

Lucie Šafářová, foto: ČTK
La finalista del año pasado superó a la rusa (número 225 mundial) por 6-0 y 6-2 y el único inconveniente para ella fue la suspensión del partido por lluvia durante dos horas, según dijo.

“Las condiciones climáticas eran duras, eso sí. Pero ella cometía muchos errores, así que yo no trataba de inventar nada extra, solo mantenía la pelota en juego, me concentraba en jugar lo mío, presionarla. Todo se desarrolló fácilmente, así que estoy satisfecha”, mencionó.

Este lunes jugarán en París otros ocho tenistas checos, entre ellos Adam Pavlásek que se enfrentará al español Roberto Carballés en un partido entre dos debutantes en este segundo Grand Slam de año.