Wohnout: la dureza melódica

Photo: Epic
0:00
/
0:00

Canciones movidas, duras y melódicas a la vez, con un canto ligero, casi susurrado. Esos son los rasgos característicos de la banda Wohnout, uno de los grupos más originales del escenario checo.

Foto: Epic
Surgida en 1996, la banda adquirió una fama a nivel nacional dos años más tarde al hacer de telonero en las giras de los grupos checos Lucie y Žlutý pes y, sobre todo, de la banda estadounidense Offspring.

A partir de allí, la formación liderada por los hermanos Matěj y Jan Homola ocupa un lugar destacado en el escenario nacional. Las letras, llenas de ironía y bromas, cantada con una voz medio susurrada que parece burlarse de todo, cuadra bien con la música contundente del grupo.

El canto peculiar de Wohnout resultó inevitable. Los hermanos Homola afirman que habían gastado mucho tiempo en buscar a un cantante capaz de cumplir sus expectativas, pero en vano, hasta que terminaron por cantar ellos mismos.

El grupo debutó en 1999 con el disco titulado ‘Cundalla’, una palabra inventada, que evoca la expresión checa para el sexo femenino. Un año después de su debut, la banda lanzó otro disco titulado ‘Las notas malvadas para cenar’ en el que desarrollaron plenamente el contraste entre la dureza y el estilo juguetón de su manera de tocar.

Wohnout, foto: Pavel Ševela, CC BY-SA 3.0 Unported
En 2002, Wohnout lanzó su tercer disco titulado ‘El regreso de Pedro’. El álbum fue muy bien recibido tanto por los fans como por los expertos que destacaron que este trabajo combinaba la gracia y las habilidades instrumentales.

Después de editar en 2009 el disco titulado ‘Una caja llena de ardillas’, Wohnout grabó dos años más tarde el álbum ‘A nuestros clientes’. La banda grabó por el momento su último álbum en 2018 bajo el título de ‘Miss Roulotte’.

Autor: Roman Casado
palabra clave:
audio