Vientos frescos soplan en Ostrava para la música contemporánea

r_2100x1400_radio_praha.png

Ostrava se convierte durante estos días en la capital mundial de la música nueva. Renombrados compositores, intérpretes y directores de orquesta se dan cita en la ciudad junto a 35 músicos jóvenes de Europa, América, Asia y Australia, para compartir y desarrollar la música contemporánea.

Las Jornadas de Ostrava, que se celebran cada dos años desde 2001, crean un ambiente laboral internacional enfocado en las composiciones para orquesta, pero no exclusivamente.

El joven compositor argentino Diego Soifer señala que hay muchos encuentros de composición en el mundo, pero el de Ostrava es especial.

“Hay un ambiente de informalidad y de frescura por un lado. Por el otro lado hay mucha variedad de compositores y mucho nivel en varios flancos. Entonces, en general, a mis amigos que han venido aquí hace dos años les encantó la experiencia y me insistieron en participar”.

Los organizadores de las Jornadas de Ostrava afirman que la composición no se puede enseñar. Los compositores experimentados, que los estudiantes no pueden llamar profesores, vienen para dar charlas, mostrar su música y contar a los jóvenes de la vida, explica Diego Soifer. Su colega Pablo Chin Pampillo, de Costa Rica, agrega al respecto.

“No es exactamente que no se pueda enseñar, pero sí se puede guiar uno basándose en personas más experimentadas, y eso es lo que vemos acá. Y también en la gente que está al mismo nivel que nosotros. Yo creo que así es como se aprende y eso es lo que estamos haciendo aquí: aprendiendo”.

Las Jornadas de Ostrava duran tres semanas y culminan con un festival de música nueva, que empieza este viernes. Las obras de compositores famosos y de los estudiantes participantes serán interpretadas por la Filarmónica Janáček y la Ostravská banda, orquesta de cámara integrada por músicos jóvenes que se especializa en la música contemporánea. Pablo Chin Pampillo cuenta que a pesar de no conocer la Ostravská banda mucho, tiene muy buenas referencias de ella.

“La gente que ya ha trabajado con ellos me ha hablado muy bien de la orquesta. Mi obra se llama ‘Rojo sobre blanco’ y es para seis instrumentos: flauta, oboe, clarinete, violín, viola y violonchelo. Como dice el título, la idea era usar el oboe como una especie de rojo y el ensemble como blanco como una especie de yuxtaposición de colores. Estoy muy contento esperando trabajar con el ensemble”.

Diego Soifer subraya que los conciertos son una de las partes más importantes del encuentro en Ostrava.

“La posibilidad de trabajar con un ensemble tan atractivo, el hecho de que no sólo seleccionen piezas para que se escuchen en una situación íntima de dos alumnos sino que se hace una semana entera de conciertos con las obras nuestras. Está el placer por un lado de tener una obra en un concierto con gente que va a escucharlo, pero además la riqueza de escuchar la música de los colegas alrededor”.

Los conciertos se celebrarán hasta el 29 de agosto en distintos lugares de Ostrava, incluyendo la iglesia gótica de San Venceslao y los Altos Hornos de Vítkovice.

palabra clave:
audio