Turquía vuelve a enviar a casa a los checos de la Eurocopa

Foto: ČTK

La selección checa de fútbol se despide de la Eurocopa tras caer ante Turquía por 0-2 en la última jornada de la fase de grupos. Se repite la historia del campeonato de 2008 cuando los turcos enviaron a casa a los leones centroeuropeos al derrotarlos por 3-2 a la misma altura del campeonato.

Tomáš Rosický, foto: ČTK
Por segunda vez los turcos se convierten en verdugos del cuadro nacional en el último partido de la fase de grupos de la Eurocopa. En 2008, los checos se adelantaron por 2-0, dominaron en la cancha y ya se veían en los cuartos de final, pero los turcos remontaron y dejando el marcador en 3-2 provocaron una de las peores desilusiones del equipo checo en toda la historia.

Esta vez, los goles de Yilmaz (min. 10) y Tufan (min. 65) volvieron a destrozar las esperanzas del cuadro checo, que hace las maletas tras haber caído por la mínima ante España y empatado a dos frente a Croacia.

Pavel Vrba, foto: ČTK
La falta de un jugador capaz de sentenciar los choques importantes fue uno de los motivos del fracaso checo, según el seleccionador Pavel Vrba.

“Hemos topado con equipos mejores que nosotros, es así, hay que reconocerlo. Ellos cuentan con los mejores jugadores a nivel mundial, lo que se puso en evidencia, ya que fueron ellos los que sentenciaron, en general, los encuentros. Por desgracia, nosotros por el momento no disponemos de Modrić ni Iniesta”, dijo el entrenador.

Les faltó la chispa

El arquero Petr Čech agregó que al equipo checo le faltó ánimo en Francia.

Petr Čech, foto: ČTK
“Por alguna razón no nos encontramos en la mejor forma, ha sido obvio. Nos faltó energía y la chispa necesaria, aunque nos preparamos con ahínco desde el primer día que llegamos. Eso fue evidente en el primer partido contra España. Nuestro equipo mostró una fuerza enorme solo en los últimos veinte minutos del partido contra Croacia. Pero aun así, nos faltó algo”, señaló el portero.

Inmediatamente después de la caída ante Turquía, el centrocampista Jaroslav Plašil y el delantero David Lafata, ambos de 34 años, anunciaron en el vestuario que abandonaban la selección.

También el guardameta del Arsenal, que cumplió la misma edad, adelantó que estaba barajando esa posibilidad, aunque no ha dado a conocer una decisión definitiva.

Jaroslav Plašil, foto: ČTK
“Cada uno tiene que pensárselo y buscar los motivos a favor y en contra. La decepción es ahora demasiado grande. Cuando la supere, me sentaré y volveré a reflexionar sobre mi futuro”, indicó el meta.

Si sumamos el mal estado de salud de Tomáš Rosický, que volvió a lesionarse en el partido contra Croacia, hay que contar con una amplia reconstrucción de la selección checa. Por el momento se desconoce si ésta sucederá bajo la batuta de Pavel Vrba. El seleccionador firmó un contrato hasta 2017 y cuenta con seguir dirigiendo el equipo checo pese al fracaso en el país galo.

Autor: Roman Casado
palabra clave:
audio