“Tal Vez Tendré la Culpa”

r_2100x1400_radio_praha.png
0:00
/
0:00

En el curso del idioma checo aprenderemos esta vez la letra de un viejo éxito checo titulado ‘Tal Vez Tendré la Culpa’, grabado por el grupo Olympic en el año 1968.

Foto: Julia Freeman-Woolpert, stock.xchng
Otra vez estás triste. ¿Quién ha de mirarte?

Pero, si no estoy triste. Y si no apetece mirarme, pues no me mires, descarado.

Tranquila, si no me refiero a ti. Así empieza la canción ‘Tal Vez Tendré la Culpa’ -Snad jsem to zavinil já-. Pero yo no tengo la culpa en este caso, así lo canta Petr Janda, líder de la formación Olympic.

Vale. O sea, “Otra vez estás triste” significa -zas jsi tak smutná-, y “¿quién ha de mirarlo?” -kdo se má na to koukat?-.

-Nic jíst ti nechutná- “no te apetece comer nada”, -v hlavě máš asi brouka- “en la cabeza tendrás un escarabajo”, sigue la letra.

Bueno, eso es una traducción literal. Debemos explicar que la muchacha triste no tiene en la cabeza un escarabajo, sino que “anda con la mosca en la oreja”.

En todo caso, “no te desesperes, que no es nada” -tak nezoufej, nic to není-, si “dentro de poco cambiará” -za chvíli se to změní-. Así la tranquiliza el cantante que de pronto se arrepiente diciendo “Tal vez tendré la culpa” -snad jsem to zavinil já-.

Sí, el cantante, por fin se da cuenta de que probablemente tendrá la culpa, así que en la segunda estrofa trata de convencer a la muchacha que todo se arreglará. “Trata de olvidar todo lo que es la mera oscuridad teñida de negro por un triste deseo”, dice.

A ver, vamos paso por paso. “Trata de olvidar” -zkus zapomenout-. El verbo “olvidar” en este caso se vincula con la preposición “na”, es decir, olvidarse de todo -zapomenout na všechno-.

El cantante le aconseja a la muchacha olvidar “la mera oscuridad teñida de negro por un triste deseo”, es decir, -vše co je pouhou tou tmou obarvenou na černo smutnou touhou-.

Foto: petr0, stock.xchng
Destacar sólo que sobra el artículo determinado de “la oscuridad” -tou tmou-, ya que la oscuridad no se había mencionado con anterioridad. Pero la omisión del artículo rompería el compás, así que no se trata de un error, más bien de una “licencia poética”.

Si les parece un poco complicado, “no se desesperen, que no es nada” -nezoufejte, nic to není-, según dice el estribillo de la canción.

Con respecto a esta canción, hay que decir que “lo mejor viene al final” -to nejlepší přijde nakonec-.

Eso sí, la parte final la pueden cantar hasta los que no hablen checo, ya que contiene una sola palabra --, es decir, “yo”.

Yo, yo, yooooo…

Esperamos que hayan disfrutado de esta lección. Los que quieran, pueden cantar con nosotros el estribillo final. ¡Hasta el próximo jueves!

Autor: Roman Casado
palabra clave:
audio