Socialdemócratas bloquean las negociaciones sobre el nuevo Gobierno

Jirí Paroubek y Mirek Topolánek, (Foto: CTK)

El presidente checo, Václav Klaus canceló la reunión con el primer ministro, Mirek Topolánek, prevista para este lunes, por no haber avances en las negociaciones sobre el nuevo Gobierno. Mirek Topolánek, por su parte, culpó a la Socialdemocracia de bloquear el camino para que se llegue a una pronta solución.

Jirí Paroubek y Mirek Topolánek, (Foto: CTK)
El Partido Socialdemócrata rechazó la propuesta del Partido Cívico Democrático presentada la semana pasada, para que sea creado un Gobierno integrado, además de esas dos formaciones políticas, por el democristiano Partido Popular y por los Verdes. El Ejecutivo encabezaría el país hasta mediados del año 2008, cuando se celebrarían las elecciones anticipadas.

Los negociadores socialdemócratas volvieron a analizar la propuesta en una reunión celebrada el domingo en horas de la noche y decidieron que en caso de que la Socialdemocracia aceptara integrar ese Gobierno formado por cuatro partidos, violaría las promesas dadas a sus electores. En un Gabinete de partidos de derecha y centroderecha, la Socialdemocracia difícilmente lograría imponer sus ideas en lo que respecta al tema de las reformas sociales.

El líder socialdemócrata, Jirí Paroubek, señaló por su parte, que aceptaría formar un Gobierno con el Partido Cívico Democrático de Mirek Topolánek.

Jirí Paroubek (Foto: CTK)
"Creo que somos capaces de crear un Gabinete basado en la cooperación de dos partidos, pero tampoco rechazamos la participación del democristiano Partido Popular. El Ejecutivo podría dirigir el país tres años como mínimo, para que sea posible realizar algunas reformas. O sea que la Socialdemocracia apoya un Gobierno que tenga compromiso con un programa de reformas", recalcó Jirí Paroubek.

Los observadores estiman que la Socialdemocracia teme de que en caso de realizarse el proyecto del Gobierno de coalición propuesto por el Partido Cívico Democrático, los comunistas se convertirían en el único partido parlamentario en la oposición. Y en las próximas elecciones parlamentarias, los electores socialdemócratas podrían decidirse a entregar su voto a los comunistas.

La Socialdemocracia insiste asimismo en que las elecciones anticipadas se efectúen después de concluir el período de la presidencia de la República Checa en la Unión Europea, o sea, no antes que en la segunda mitad del año 2009.