Se restablece en Praga la posibilidad de alojamiento con Airbnb

Foto: Foto: Tero Vesalainen, Pixabay / CC0

Con el levantamiento de la mayoría de las medidas restrictivas por coronavirus y la apertura de las fronteras, los turistas vuelven a venir a la República Checa. Junto con ello se restablecieron en Praga los servicios de alojamiento barato con Airbnb.

El sector turístico se va recuperando de a poco de la crisis del coronavirus con sus consiguientes medidas restrictivas, incluido el cierre de las fronteras de un gran número de países. Los primeros turistas después de mucho tiempo comenzaron a llegar también a Praga.

Algunos buscan alojamiento barato por medio de Airbnb, cuyos servicios de alojamiento también estaban prohibidos a raíz de la pandemia. Pero la demanda actual de este tipo de alojamiento ni de lejos se aproxima a la de antes de la crisis del coronavirus.

Los analistas suponen que en los próximos meses la mitad de los apartamentos ofrecidos en alquiler en la capital checa con Airbnb podría desaparecer del mercado por un aňo aproximadamente. Esto debido a que sus propietarios, enfrentados a los impactos del COVID-19 durante los últimos meses, prefirieron alquilarlos a largo plazo y no esperar que regresaran los turistas extranjeros.

De acuerdo con Tereza Vrzáková de la agencia inmobiliaria RE/MAX, en el mercado de alquileres a corto plazo se seguirá ofreciendo el 30% aproximadamente de los apartamentos que figuraban en él antes de la pandemia.

Hana Kordová Marvanová, foto: Jana Přinosilová, ČRo

Las agencias de turismo también prevén que este aňo el movimiento turístico se reducirá significativamente, ya que muchas personas temen salir al extranjero todavía por temor a contagiarse del coronavirus. Mientras que en otros tiempos la ocupación de los pisos en Praga con Airbnb era de entre el 85% y el 90%, actualmente oscila alrededor del 30%.

Además, la Alcaldía Mayor de Praga planifica la adopción de nuevas normativas con el fin de regular más todavía los alquileres con Airbnb. Según dijo Hana Kordová Marvanová, concejal de Praga, el número de pisos alquilados de esta forma podría reducirse a la mitad.

La capital checa podría seguir también el ejemplo de otras metrópolis europeas y permitir este tipo de alquiler barato sólo por 30, 60 o 90 días al aňo. Tras ser debatido este proyecto por los concejales de la Alcaldía Mayor de Praga, el proyecto de ley respectivo será presentado al Gobierno y posteriormente al Parlamento.