Se permiten los actos de hasta 500 personas en Chequia

Foto ilustrativa: Khalil Baalbaki, ČRo

A partir de este lunes, se levantan algunas de las últimas medidas que todavía quedan vigentes relativas a la pandemia de coronavirus en Chequia.

Foto ilustrativa: Jiří Sláma

Hasta 500 personas pueden reunirse en actos públicos desde este lunes. Las restricciones contra la expansión del coronavirus establecidas en Chequia desde el pasado marzo siguen levantándose poco a poco.

Ladislav Dušek (al frente) y Adam vojtěch, foto: Michaela Danelová, ČRo
Entre los cambios que llegan esta semana se encuentran algunos relativos a las escuelas, que aceptan la llegada de más estudiantes. No obstante, dependerá del curso y la asistencia no será obligatoria.

De acuerdo con Ladislav Dušek, jefe del Instituto de Información y Estadísticas de Salud, la situación epidemiológica avala esta apertura, como declaró para la Televisión Checa.

“Las cifras que estamos teniendo en cuenta, que responden a muchos parámetros, muestran claramente que el levantamiento de restricciones puede seguir, que no hay nada que temer a nivel general. La epidemia en Chequia se ha detenido”.

El sector cultural se encuentra entre los que podrá beneficiarse de la celebración de actos de hasta 500 personas. Cines y teatros podrán volver a llenar sus salas, pero seguirá siendo obligatorio llevar mascarilla.

Foto: Manu Mohan / Stock.XCHNG (leocub)
No obstante, sigue prohibida la venta de refrescos y otros alimentos en estos espacios, algo que muchas salas consideran que les afectará negativamente desde el punto de vista económico. Esa es la opinión de Jiří Bradáč, director de la red de cines Cinestar.

“Las nuevas normas nos permiten vender todos los asientos de la sala, pero no nos dejan vender bebidas y alimentos a la gente”.

Por otro lado, en el ámbito de los teatros se acerca el final de la temporada, por lo que algunos no encuentran sentido a que la medida llegue ahora y no piensan abrir hasta la próxima temporada.

En el Teatro Nacional de Moravia-Silesia la apertura se da cuando solo queda una obra por representar, como lamenta su director, Jiří Nekvasil.

“Este cambio llega muy tarde. Normas de este tipo nos gustaría haberlas sabido con antelación”.

Foto ilustrativa: Khalil Baalbaki, ČRo
Para muchos empresarios, el levantamiento de las restricciones llega tarde o no de la forma que esperaban y sienten que, en el fondo, su actividad económica sigue seriamente limitada.

Al igual que los teatros y los cines, los bares nocturnos tienen dudas sobre la rentabilidad de este mes. Aunque pueden entrar hasta 500 personas en estos clubes, será necesario cerrar a las 23:00, algo que no tiene sentido para Miroslav Lipšanský, dueño de un bar en Praga.

“Normalmente, abrimos el bar a las 21:00 de la noche. Entonces, para nosotros no tienen ningún sentido abrir solo para dos horas”.

A partir de las 23:00 de la noche solo podrán permanecer abiertos los locales que tengan terrazas. Por otra parte, sobre todo en el centro de Praga, los extranjeros suponen un alto porcentaje del público, por lo que no se espera por el momento una gran afluencia.

El aumento del límite de personas que pueden reunirse afectará también a actividades culturales como las visitas a castillos. Sin embargo, las medidas exigen todavía que haya diez metros cuadrados por visitante, por lo que en la práctica el número de turistas en los grupos se ve limitado. Asimismo, sigue estando reducido el número de visitas que pueden hacerse por día.