Se avecina acuerdo entre el Gobierno checo y las Iglesias sobre la restitución de otros bienes eclesiásticos

r_2100x1400_radio_praha.png

La reunión entre el Primer ministro checo, Milos Zeman, y el primado de la Iglesia Católica Checa, cardenal Miloslav Vlk, marcó este martes un hito en las relaciones entre el Estado y las Iglesias. El Gobierno checo está dispuesto a elaborar un borrador de ley que permita la restitución de otros bienes eclesiásticos.

En caso de ser aprobada esta ley, las Iglesias, y sobre todo la Iglesia Católica Checa, recuperarían los restantes edificios religiosos, así como los solares adyacentes a los mismos, todavía en propiedad del Estado. La restitución no atanería, sin embargo, a bosques ni tierras de labranza.

Se trataría, entonces, de la segunda ola de restitución de los bienes eclesiásticos; la primera se efectuó a principios de los años noventa, o sea después de la caída del régimen comunista en la Checoslovaquia de entonces, cuando fue devuelta a las Iglesias una parte de los edificios religiosos.

El acuerdo logrado este martes entre el primer ministro checo y el primado de la Iglesia Católica checa testimonia el mejoramiento de las relaciones entre el Estado y las Iglesias, afectadas en los años pasados por una serie de ataques verbales mutuos.

El premier Zeman y el cardenal Vlk coincidieron también en que primero hay que resolver el tema de la restitución de los bienes confiscados a las Iglesias por el extinto régimen comunista y luego buscar un modelo de financiación de las Iglesias.

Todo parece indicar que el oficialismo checo optará, en lo que a la financiación se refiere, por la combinación de asignaciones fiscales y el Fondo público. En este Fondo, administrado por las Iglesias, serían depositados bienes cuyo rendimiento sería utilizado para la financiación de las mismas.