Schröder: Es necesario reducir los costes en el sector social

Gerhard Schröder y Stanislav Gross (Foto: CTK)

Los alemanes, expulsados después de la Segunda Guerra Mundial de Checoslovaquia, y que solicitan indemnizaciones al Gobierno checo no pueden contar con el apoyo del Gobierno de Berlín, afirmó este lunes el canciller alemán, Gerhard Schröder, en su visita de un día a Praga. Nuestra prioridad es que el pasado checo-alemán no frene la futura colaboración bilateral, indicó Schröder, tras reunirse con el primer ministro checo, Stanislav Gross.

Gerhard Schroder y Stanislav Gross (Foto: CTK)
Hasta hace poco, las indemnizaciones de los alemanes expulsados de Checoslovaquia solían ser uno de los temas principales de los debates checo-alemanes; esta vez, sin embargo, los políticos miraron, sobre todo, hacia adelante y Stanislav Gross valoró positivamente las palabras del canciller alemán.

"El canciller hizo mucho para que el futuro pasara a ser el tema dominante de las relaciones bilaterales, ello merece un gran aprecio", expresó Gross.

La reforma del concepto de estado social, cooperación mutua en cuanto al presupuesto de la UE para los años 2007 hasta 2013 y la preparación de la República Checa para el ingreso en el sistema de Schengen, que asegura movimineto libre a los ciudadanos de la UE por el territorio comunitario; fueron los temas principales de la entrevista mantenida entre los dirigentes de ambos países este lunes.

Gerhard Schroder y Vaclav Klaus (Foto: CTK)
Alemania está realizando en la actualidad reformas en el sector social, reduciendo los costes de las finanzas públicas. Dichos recortes presupuestarios provocaron en ese país masivas protestas, no obstante, Gerhard Schröder reiteró que la modernización del estado social es un tema clave de la política europea, y que es necesario seguir realizando las reformas, por poco populares que sean.

"Es necesario mantener el sistema del seguro social, pero hay que adaptarlo a las nuevas condiciones económicas", señaló Schröder en Praga, subrayando que hace falta reformar, principalemente, el mercado laboral y los sistemas de salud y pensiones. Por otro lado, Schröder expresó que el modelo de "estado social" es el camino justo, agregando que los ricos tienen que sostener a los pobres y los sanos a los enfermos.