Resumen de la Prensa Checa

r_2100x1400_radio_praha.png

Por Ivana Vonderková

Entre los temas de carácter internacional, la prensa checa centra su atención en el décimo aniversario de la reunificación de Alemania que se cumple hoy. Los matutinos checos Lidové Noviny y Mladá Fronta Dnes destacan que, pasados diez años, la mayoría de los ciudadanos alemanes reconoce que la reunificación significó un gran aporte para el país, a pesar de las dificultades que hubo que superar.

El rotativo Lidové Noviny publica una entrevista con el canciller austríaco, Wolfgang Schüssel, sobre las relaciones checo-austríacas. Schüssel señaló que, a su parecer, Chequia debería ser más independiente en sus decisiones, para ser un socio respetado debidamente por sus vecinos. El canciller austríaco explicó que le parece que en sus anhelos por figurar pronto entre los países comunitarios, la República Checa se somete demasiado al dictado de la Unión Europea, sin tratar de imponer sus propios puntos de vista. Schüssel calificó el nivel de las relaciones mutuas de satisfactorio, aunque sostuvo que sin la solución del problema de la Central Electronuclear de Temelín seguirán existiendo entre los dos países ciertas fricciones.

El mismo diario inserta los resultados de una encuesta de opinión realizada en la República Checa, en la que se planteó la eventualidad de la sustitución de la moneda checa - la corona - por el euro. Lidové Noviny sostiene que aunque pueda resultar sorprendente, tomando en cuenta el proclamado nacionalismo de los checos, los resultados del sondeo demuestran que la mayoría de los encuestados afirmó estar dispuesta a desistir de su moneda nacional, cambiándola por el euro.

Al parecer, escribe Lidové Noviny, a los ciudadanos checos les interesan mucho más las cuestiones de la vida práctica, o sea, si podrán pagar también en el extranjero con una sola moneda o si dispondrán de mayores ventajas a la hora de hacer negocios. No les molesta, como afirman ciertos círculos políticos, que la política monetaria de la República Checa sea dirigida desde el extranjero, por el Banco Central Europeo.

El matutino Právo comenta el actual estado de salud del Presidente checo, Václav Havel. Informa que Havel padece nuevamente de una bronquitis que se debe a los bruscos cambios del tiempo, registrados en los últimos días en el país. A causa de ello, sostiene Právo, el Presidente se vio obligado a anular su programa laboral para los próximos días y someterse a tratamientos médicos.

Todavía en el curso del presente año será iniciada en la localidad de Lesetice, en Bohemia Central, la edificación del primer monumento a la resistencia anticomunista en territorio checo, escribe Mladá Fronta Dnes. El proyecto concibe el monumento como un museo al aire libre, y su realización debería concluir a finales del año 2002.

El rotativo aclara que el monumento será levantado en el lugar del antiguo campo de trabajos forzados, construido en 1947 por prisioneros de guerra alemanes bajo supervisión soviética. Desde 1951 se convirtió en un campo de trabajos forzados para presos políticos.

La famosa Casa Editorial checa, Melantrich, en Praga, acaba de ser vendida en una subasta, informa el diario Ceské Slovo. El nuevo dueno de la editorial permanece en el anonimato. El año pasado se habían realizado ya dos subastas, en las que Melantrich, sin embargo, no fue vendida. El edificio en cuestión se encuentra en el centro de Praga, en la Plaza Venceslao y desde 1910 se conoce como sede de la Casa Editorial Melantrich.

Con motivo del 700 aniversario de la publicación del Código Real Minero en el Reino de Bohemia del Código Real Minero, en la ciudad de Kutná Hora, se celebra a partir de hoy una conferencia internacional. Sobre el tema informa el matutino Právo. Indica que además de la conferencia tiene lugar una exposición dedicada a la personalidad y obra del rey de Bohemia, Venceslao II, autor del Código Minero. A Venceslao II se debe también, que Kutná Hora fuera declarada en el año 1300 centro oficial de acunación de el ochavo, la moneda del Reino de Bohemia.

El Código Minero, prosigue el diario Právo, fue escrito en latín entre los años 1300 y 1305, y a pesar de estar destinado a Kutná Hora, en vista de haberse tratado de normas jurídicas sobre la labor minera realmente fundadas y progresistas para esa época, muy pronto llegó a extenderse y a ser utilizado no sólo en los países vecinos, sino también en Espana y en las colonias espanolas en América Latina, recuerda Právo.