Resumen de la Prensa Checa

r_2100x1400_radio_praha.png

Por Eva Manethová

"En Yugoslavia estalló una revolución" leemos en la portada del diario Mladá Fronta Dnes. "En Belgrado triunfa la revolución" titula su información Lidové Noviny que estampa en primera plana la foto del parlamento yugoslavo en llamas con el siguiente comentario: "Frente al edificio del parlamento federal yugoslavo se registraron ayer los primeros enfrentamientos entre los manifestantes y la policía."

Mladá Fronta Dnes ha conversado telefónicamente con la embajadora checa en Belgrado Judita Stouracová sobre la reciente evolución en Yugoslavia. A la pregunta de si considera posible que el régimen de Milosevic en derrocada intente recurrir a la fuerza militar, la diplomática ha respondido:

"No creo que sea factible una intervención militar. Se están llevando a cabo negociaciones a muy alto nivel entre la oposición democrática de Servia y las cúpulas militares. Y también es importante la repercusión unánime de los acontecimientos en toda la comunidad internacional que ha reconocido de hecho a Kostunica como el nuevo presidente y manifestado la esperanza de que los cambios en curso propicien el regreso de Yugoslavia a la Europa democrática", dijo a Mladá Fronta Dnes la diplomática checa.

El mismo diario sostiene en un análisis que es muy probable que en Yugoslavia se repita el escenario rumano: es decir que una parte de las fuerzas armadas pase a la oposición y las unidades de élite defiendan a Milosevic en una guerra civil dirigida por los servicios secretos. Lidové Noviny recuerda que en lo que se refiere a la tolerancia hacia las minorías étnicas, la oposición yugoslava no tiene la mejor reputación. Los actuales líderes de la oposición secundaron las arengas belicistas de Milosevic, criticándolo incluso por insuficiente dureza. También Vojislav Kostunica es partidario de la Gran Servia. Según Lidové Noviny, para los políticos yugoslavos ha llegado el momento de decidir si los serbios regresarán a Europa y abandonarán la obsesión histérica de magnitud, prefiriendo a ello la libertad para sí y para los demás.

Y pasemos ahora a los temas de la República Checa. El diario Právo informa que existe el peligro de que el consorcio holandés Philips se vea obligado a suspender la construcción de su nueva fábrica para la producción de pantallas de color para televisores en la ciudad checa de Hranice.

Según explicara a los periodistas el alcalde de Hranice, ello se debe al hecho de que la señora Marta Regecová, propietaria de dos terrenos situados en la futura zona industrial, se niega a venderlos a la ciudad a pesar de haber firmado al respecto un contrato previo. El ayutamiento la demanda ahora por fraude.

El alcalde teme que de no ser resuelto el problema de la venta de los terrenos de la señora Regecová la construcción de la nueva fábrica pueda ser suspendida y Philips retire su inversión. En la primera etapa Philips preoyecta invertir en la planta de Hranice 200 millones de dólares, estando prevista una producción anual de 2 millones 500 mil pantallas.