Restricciones al tránsito por la visita del Papa Benedicto XVI

Papa Benedicto XVI, foto: ČTK

Faltan tres semanas para la visita del Papa Benedicto XVI a la República Checa y los organizadores perfilan los últimos detalles. Por un lado, prometen poner en circulación autobuses y trenes especiales, por otro, advierten ante importantes restricciones de tráfico.

Papa Benedicto XVI, foto: ČTK
La visita del Sumo Pontífice a la República Checa se realizará entre los días 26 y 28 de septiembre. El momento culminante de su viaje será la misa que oficiará el 27 de septiembre en el aeropuerto de Brno. Se espera que unos 100 mil creyentes asistan a la actividad.

Los organizadores se esfuerzan por crear condiciones óptimas para que todos los interesados puedan acudir al lugar. La compañía de transporte urbano de Brno reforzará las líneas de autobuses, que circularán por la ciudad con intervalos muy cortos, según afirma el director de la empresa, Jan Seitl.

“Los buses urbanos serán dirigidos desde la central y la frecuencia con que circularán se adaptará a las necesidades de los pasajeros. Todos tendrán la posibilidad de desplazarse al aeropuerto. Pero apelamos a los ciudadanos a que planifiquen bien su viaje y que cuenten con un posible retraso”, señaló Seitl.

También Ferrocarriles Checos anunció que pondrá en circulación trenes especiales durante la visita del Santo Padre al país. En la línea entre Brno y Slatina, la aldea más cercana al aeropuerto, los intervalos de los trenes serán inferiores a un minuto.

Por otra parte, habrá importantes restricciones a la circulación de vehículos. Destaca entre ellas el cierre temporal de un tramo de la autopista D1, que une las ciudades de Praga y Brno. Durante la visita papal, ese tramo servirá de aparcamiento provisional para más de 200 autobuses. Karel Pospíšil, director de la Policía de Moravia del Sur, ofrece más detalles.

“Estamos obligados a interrumpir la circulación por la autopista D1, entre los kilómetros 196 y 203. Este tramo permanecerá cerrado desde las 18 horas del sábado 26 hasta las 20 horas del domingo 27 de septiembre. En cuanto el último autobús abandone el lugar, la autopista será puesta en servicio”, sostuvo Pospíšil.

Además de oficiar una misa en el aeropuerto de Brno, el Santo Padre visitará Stará Boleslav el 28 de septiembre. También en esta ciudad, situada en Bohemia Central, se adoptarán medidas que afectarán la vida de sus habitantes y complicarán el tránsito en la región.