República Checa decide retirar de Afganistán su hospital de campaña

Primer ministro checo Vladimír Spidla y Hamid Karzai, presidente de Afganistán, Foto: CTK

El primer ministro Vladimír Spidla confirmó durante su breve visita a Kabul que el hospital de campaña checo terminará su misión en Afganistán a finales de año. Después podría operar en Afghanistán una unidad especial checa de "cazadores" de terroristas.

Primer ministro checo Vladimír Spidla y Hamid Karzai, presidente de Afganistán, Foto: CTK
El sexto hospital de campaña checo forma parte de la misión internacional ISAF en Afganistán. El hospital, situado en los alrededores de Kabul, atendió en los cinco meses de su presencia en ese país a más de 14 mil personas. El fin de su misión será deplorado sobre todo por los habitantes indigentes de Kabul.

Tanto el jefe de las fuerzas internacionales ISAF, el general turco Akim Zorlu como el presidente afgano, Hamid Karzai, encomiaron la labor del hospital de campaña checo. El primer ministro Spidla confirmó, no obstante, que su misión terminará a finales de año ya que la República Checa no cuenta con suficiente personal para relevar la plantilla del hospital. El ministro de Defensa, Jaroslav Tvrdík, dio a entender que el Ejército Checo carece de recursos para seguir financiando el funcionamiento del hospital. El gobierno checo prevé, entretanto, que permanecerá en Afganistán una veintena de médicos militares checos en el marco del hospital de campaña internacional.

El primer ministro, Vladimír Spidla, resaltó en Kabul que la República Checa no quiere reducir su aporte a la lucha contra el terrorismo. El gobierno está considerando la posibilidad de enviar a Afganistán una unidad de fuerzas especiales. El ministro de Defensa, Jaroslav Tvrdík, precisó que si la operación recibe el visto de bueno del Parlamento, a principios del próximo año la República Checa enviará a Afganistán fuerzas especiales.

Se prevé que se trasladen a Afganistán 120 paracaidistas del sexto grupo de unidades especiales de la ciudad de Prostejov. Se trata de un comando de élite, comparable con las unidades SAS británicas.

La misión de la unidad especial checa, de cuatro meses de duración, consistiría en cazar a los teroristas y buscar bases secretas y depósitos de armas clandestinos.