Repercusiones internacionales de la crisis en torno a la TV Checa

r_2100x1400_radio_praha.png

¿Ha empañado la crisis de la TV pública la imagen de la República Checa en momentos en que el país enfrenta la etapa decisiva de su acercamiento a la Unión Europea?

El secretario general de la Federación Internacional de Periodistas, Aidan White, está preocupado por la injerencia de los políticos en la TV pública checa. White, quien está convencido de que los medios de comunicación independientes son imprescindibles para el funcionamiento de un Estado democrático, dijo a la radio pública checa:

"Somos de la opinión de que no debería existir ningún grupo político que ejerciera influencia política sobre la Televisión Checa.Por eso estamos en contra de la injerencia de cualquier formación política, sea de izquierda, de derecha o de centro. La Televisión Checa debe gozar de la confianza de la opinión pública y ser política y profesionalmente independiente."

Entretanto, Rutger Wissels, negociador de la Comisión Europea para la República Checa, ha destacado que la crisis en torno a la Televisión Checa no ha empañado la imagen de la República Checa.La actuación de los políticos checos suscitó dudas en la Unión Europea, pero la movilización de los periodistas y de la opinión pública checa en pro de la libertad de expresión despertó simpatías, dando una imagen positiva del estado de la democracia checa.Hasta los comisarios europeos han reconocido que la rotunda respuesta de los ciudadanos a la actuación de los políticos les ha causado una grata sorpresa.

Según el portavoz Jean-Christoph Filori, a la Comisión Europea -que sigue atentamente la situación en la TV Checa- no se le ha escapado el hecho de que el Gobierno checo haya preparado una nueva legislación que regula las emisiones de la TV y de la Radio públicas. Filori manifestó que la Comisión Europea espera que la democracia checa, que en el pasado dio muestras convincentes de su vitalidad, sepa salir airosa de la actual crisis.

Christian Schmidt y Berndt Posselt, diputados por la Unión Socialcristiana, CSU, de Baviera, han manifestado que el conflicto de la televisión pública no es un obstáculo en el camino de la República Checa hacia la Unión Europea. Opinan, sin embargo, que la crisis debe resolverse rápidamente y que la solución está en la pronta aprobación de la nueva ley sobre la Televisión Checa.

Berndt Posselt, quien también es presidente de la Asociación Sudetoalemana, considera que es una buena idea la de que en el futuro el Consejo de la TV pública sea integrado por representantes de diversas organizaciones sociales.