Rep. Checa acusa la mayor inflación de los últimos dos años y medio

r_2100x1400_radio_praha.png

Los ciudadanos checos se quejan de que todo está cada vez más caro. La inflación se ha disparado y los hogares checos empiezan a hablar de crisis.

La República Checa acusa una inflación del 5,9 por ciento, o sea la más alta de los últimos dos años y medio. El súbito encarecimiento de los productos ha conllevado a la depreciación de los depósitos bancarios, lo que provoca que cada vez sea mayor el número de personas que prefiere gastar sus ahorros.

Esto se debe también a la que los intereses en los bancos son inferiores a la inflación, por lo que las personas más bien pierden al tener su dinero en el banco.

Tomando en cuenta la abrupta subida de los precios, los expertos advierten que los sindicatos podrían pedir aumentos de sueldos, "índices de inflación muy altos siempre generan descontento social", advierten los especialistas.

Por su parte, el gobernador del Banco Central, Jaroslav Tuma, sostuvo que se esperaba el aumento de la inflación, y fue por eso que para contrarrestarla el Banco se vio obligado a elevar en un cuarto de punto los intereses por primera vez en los últimos tres años.

"Empezó a surtir efecto la influencia de la política fiscal relativamente expansiva, aplicada por el Gobierno, que es procíclica, y lamentablemente se sumó a ello la reactivación de la demanda en los hogares. Los elevados índices del último tiempo pueden provocar una inflación mayor de la esperada. Se trata de un riesgo que podría concretarse en los próximos 12 ó 18 meses" explicó el gobernador del Banco Central.

Los analistas del Banco Central reconocen que el aumento de precios es muy elevado, al tiempo que advierten que puede ser mayor porque el Gobierno ha tenido muchos gastos. "No se descarta que la inflación supere el seis por ciento, lo que provocaría dificultades socio-económicas" insisten los analistas.

Autor: Federico Picado
audio