¿Quieren vivir una auténtica fiesta mexicana? ¡Sí Señor!

Alejandro Santillán

Hace un año, conversamos en Radio Praga con Alberto Alejandro Santillán García, de México. En esta ocasión, volvemos a entrevistarlo para saber cómo ha ido su vida en la República Checa durante el último año y qué proyectos tiene previsto llevar a cabo en el futuro.

Hola Alejandro.

Hola, buenas tardes.

¿Cuánto tiempo llevas en Praga?

En la República Checa llevo seis años y medio.

¿Cuál fue la razón por la que viniste acá?

Conocí a una mujer checa en Barcelona, decidimos unir nuestras vidas, nos casamos allá y después decidimos venir a vivir acá.

¿Qué hiciste en Barcelona?

Estudié una maestría de administración hotelera. Viví allá durante cuatro años, después abrí un restaurante de gastronomía prehispánica y cuando decidimos venirnos a vivir acá, lo vendí.

Alejandro Santillán (Foto: Roman Casado)
En Praga tienes una agencia que se llama Sí Señor. Cuéntanos a qué se dedica.

Sí Señor es una empresa creada en la República Checa, pero la mano de obra, las ideas y el alma son cien por ciento mexicanos. Nos esforzamos por llevar fiestas adonde el cliente lo sugiera, con el estilo, el color y el sabor mexicanos. Por eso cuento con la colaboración de un grupo de mariachi, de cocineros estudiaron y se titularon en México y de amor para los checos.

¿Hay demanda de ese tipo de actividades en la República Checa?

Hay mucha demanda. Lo que se necesita es esfuerzo para promover. Lo que queremos llevar al cliente es la experiencia mexicana. Que se den cuenta de que los mexicanos no bailamos la salsa de la misma forma que los cubanos y que tocamos diferente tipo de música. Hay música muy bonita que se parece mucho a la checa y aún no se conoce aquí. Es lo que estamos llevando a la gente y los que han tenido la oportunidad de estar en las fiestas de Sí Señor lo pueden comprobar.

Cambiemos de tema. Tú tienes una mujer checa... ¿Cómo es la relación entre un mexicano y una checa?

Es muy difícil. Es un choque de mentalidades, de culturas, de costumbres. Nunca nos podemos entender del cien por ciento.

¿Qué es lo que más te gusta de la República Checa y de la gente checa?

Es una pregunta muy difícil. No sé qué tiene este país, pero a mí personalmente me tiene cautivado. No me deja ir. No sé qué tiene, no lo sé.

¿Hay algo que no te guste?

Los checos podrían ser más sonrientes y más cálidos. Sin embargo, son excelentes personas.

Seguramente tienes muchos planes y proyectos para el futuro. ¿Cuáles son?

Claro que sí. La empresa Sí Señor, que soy yo, tenemos muchos planes y queremos hacer muchas cosas más. Entre ellas, abrir un restaurante que sería el primero verdaderamente mexicano en el país, importar algunos productos que aún no se pueden comprar en la República Checa y que, según mi opinión, son necesarios para los restaurantes que ya existen aquí.

¿Crees que la gente apreciaría un restaurante verdaderamente mexicano? Yo creo que muchas personas ni se dan cuenta de que los restaurantes que están aquí no son cien por ciento mexicanos.

Sí, tienes razón. Es una labor muy difícil y hay que informar a la gente. Yo cuento con eso y sé que si algún día se abre el restaurante la gente estará impactada por lo que recibirá en un plato: por la forma en la que se ve el platillo y, por supuesto, por el gusto del plato. Pero la información lo hace todo. México tiene una cultura muy antigua, la cultura azteca, y de allí viene lo realmente mexicano. La mayoría de los restaurantes mexicanos son muy adaptados a las normas americanas.

¿No has pensado algún día en irte de aquí y probar la suerte en otro país, o tal vez, volver a México?

Yo quiero estar aquí. Quiero estar cerca de mis hijos y de lo que Dios me dio. Y creo que no he terminado aún lo que tengo que hacer aquí.

Gracias por la conversación.