Proceso con Milada Horáková

r_2100x1400_radio_praha.png

Proceso con la opositora al régimen comunista, Milada Horáková, condenada hace 50 años a la pena capital.

Hace 50 años, en junio de 1950, tuvo lugar en Praga uno de los primeros procesos políticos monstruosos que ensombrecerían la década del 50 en Checoslovaquia. A través de dicho proceso el victorioso Partido Comunista eliminó a destacados dirigentes de los partidos democráticos.Entre los condenados a la pena capital se hallaba también una mujer - la Dra. Milada Horáková.De este sombrío proceso que pretendía eliminar la oposición al régimen comunista les hablaremos en la presente edición de Legados del pasado- testimonios del presente.

El día 8 de junio de 1950 terminó el proceso contra la Dra. Milada Horáková y la dirección de la presunta conspiración contra la República. Al ser dictaminada la sentencia, el presidente del tribunal leyó en primer lugar el nombre de la Dra. Milada Horáková, condenada a la pena capital.

Al cabo de pocas horas, su nombre era pronunciado en prácticamente todo el mundo.La comunidad internacional escuchó la noticia con aflicción: por primera vez desde el fin de la Segunda Guerra Mundial se condenaba a la pena capital a una mujer-madre en un proceso político.

Cuando se sentó en el banquillo de los acusados, la Dra. Milada Horáková tenía 48 años.Desde 1929 militaba en las filas del Partido Socialista.Fue una destacada dirigente del movimiento femenino en el cual había trabajado desde 1923. Cuando se inició la ocupación de Checoslovaquia por la Alemania nazi en 1939, la Dra. Horáková organizó una extensa red de colaboradoras del movimiento antifascista clandestino.Las mujeres recogían informaciones, preparaban fugas al exterior, prestaban asistencia a las familias de los presos, buscaban apartamentos y escondrijos para los antifascistas, difundían periódicos clandestinos,etc.

En 1940, la Dra.Milada Horáková fue arrestada por la Gestapo.Tras pasar cinco años en campos de concentración nazis regresó en 1945 a la patria liberada.Cuatro años más tarde fue hecha prisionera de nuevo - esta vez por la Seguridad del Estado del régimen comunista.

Terminado el proceso contra la Dra.Horáková y doce acusados más, se publicó un libro con el bombástico título de "Proceso contra la dirección de la conspiración contra la República - Horáková y sus cómplices".

En realidad, nunca existió tal grupo de conspiradores.Fue confabulado por la Seguridad del Estado.Entre los trece acusados, muchos de ellos ni siquiera se conocían personalmente.La policía secreta hizo sentar en el banquillo de los acusados a un grupo heterogéneo, compuesto de siete miembros del Partido Socialista, dos militantes del Partido Popular, de tendencia democristiana, dos socialdemócratas y dos ex comunistas. Fueron acusados de alta traición y espionaje a favor de las llamadas potencias imperialistas.

La Seguridad del Estado no disponía de pruebas fehacientes de la presunta actividad subversiva de los acusados.Por eso utilizó el método del lavado de cerebro para arrancar a los acusados confesiones de culpas que no habían cometido. Por su parte, todo el guión del juicio fue elaborado de antemano por expertos de la Seguridad del Estado, asesorados por consejeros soviéticos.Los jueces podían solamente plantear a los acusados las preguntas preparadas por la Seguridad del Estado, y los acusados daban las respuestas que les habían inculcado los investigadores.

El Dr. Preucil, condenado en el proceso a 28 años de prisión y excarcelado en 1963, durante el período de deshielo, testimonió:"Me despertaban, por ejemplo, a las tres de la madrugada y me preguntaban:En la página 32, ,qué le preguntará el fiscal?, y Ud.,?qué le responderá? Tardé seis semanas en aprenderme el guión del juicio..."

En el proceso de junio de 1950 se ensayaron los mecanismos que frecuentemente serían utilizados en los grandes procesos políticos que vendrían después...

...a propósito, uno de los organizadores del proceso contra la Dra. Horáková, miembro de la comisión de Seguridad del Comité Central del Partido Comunista de Checoslovaquia, Karel Sváb, fue condenado a la pena capital dos años más tarde, en el proceso contra el presunto grupo conspirador encabezado supuestamente por el ex dirigente comunista, Rudolf Slánský.

El proceso contra la Dra. Milada Horáková fue transmitido por la radio...

...como también dos años más tarde el proceso contra Rudolf Slánský...

a fin de difundir en el país la sicosis masiva de rencor, odio e histerismo.Al tribunal llegaban miles de resoluciones condenatorias de los supuestos traidores y la multitud manipulada exigía para los reos las penas más severas.

Sin embargo, hay que tener presente que muchos suscribieron resoluciones de condena impulsados por el temor a las autoridades comunistas. No firmar significaba la persecución segura.

Ante el "selecto" público, entre comillas, compuesto de personas adictas al régimen, el tribunal dictó cuatro sentencias de muerte. Los demás reos fueron condenados a cadena perpetua, eventualmente a penas que oscilaban entre 20 y 25 años de prisión.

La ejecución de los reos fue fijada para el día 27 de junio de 1950, a las cuatro y media de la madrugada.Al amanecer, la Dra. Horáková solicitó que sus efectos personales fuesen entregados a su hija Jana, de 16 años de edad, y que pudiera tener consigo hasta el último momento la foto de su marido para morir con este recuerdo.

De los cuatro condenados a la horca, la Dra. Milada Horáková fue la última en subir al patíbulo.El presidente Klement Gottwald se había negado a concederle el indulto, a pesar de haber recibido peticiones del mundo entero. Sin resultado alguno pidió indulto para la Dra. Horáková hasta el propio Albert Einstein.