Presidente checo: Socialdemocracia responsable de la creciente popularidad de los comunistas

r_2100x1400_radio_praha.png

Catorce años después del hundimiento del telón de acero, en la República Checa crece la popularidad de los comunistas. El presidente de la República, Václav Klaus, afirma que ello se debe al fracaso del Partido Socialdemócrata.

Presidente de la República, Václav Klaus, foto: CTK
Según los últimos sondeos de intenciones de voto, el Partido Comunista es la segunda formación política más fuerte en el país, siguiendo el oposicionista Partido Cívico Democrático. Casi una cuarta parte del electorado apoya a los comunistas. El presidente de la República, Václav Klaus, señaló a la gubernamental Socialdemoracia como responsable del masivo flujo de los ciudadanos de orientación izquierdista hacia el campo de electores del Partido Comunista.

"Es un hecho que no se puede evaluar de otra manera sino como fracaso de alguien, y otro se aprovecha de ello", declaró Klaus este lunes durante las celebraciones de la caída del comunismo en Checoslovaquia en noviembre de 1989.

Manifestación contra los comunistas, Praga, foto: CTK
Las declaraciones del presidente provocaron una enérgica protesta en el seno de la Socialdemocracia. Su presidente, Vladimír Spidla, recordó que una situación similar se dio ya en otoño de 1999, y a pesar de ello en las próximas parlamentarias ganaron los socialdemócratas.

La creciente popularidad de los comunistas preocupa también a artistas checos que organizaron para este martes un concierto en protesta contra el creciente poder del Partido Comunista en el escenario político checo.

"No se trata de un partido poscomunista que se transformó. En realidad, es el viejo partido comunista estalinista", indicó el escritor Petr Placák, uno de los signatarios de la petición "Con los comunistas no se habla", bajo la cual se han reunido hasta el momento ocho mil firmas.