Presidencia checa de la UE: “Misión cumplida”

Foto: ČTK

A pesar de las críticas por el euroescepticismo del presidente Václav Klaus. A pesar de las distintas crisis que se dejaron caer. Y a pesar, incluso, de la caída del Gobierno de Mirek Topolánek. El primer ministro checo, Jan Fischer, cree que su país cumplió a la cabeza de los ‘Veintisiete’ y traspasa el mando, satisfecho, a Suecia.

Jan Fischer, foto: ČTK
No fueron pocos los problemas que enfrentó la presidencia checa de la Unión Europea, que llega a su fin este martes. Ni pocas las críticas. Pero aún así, el primer ministro Jan Fischer, en una conferencia de prensa que sirvió como balance, ante decenas de periodistas de medio mundo, se mostró conforme. Y satisfecho.

“Hicimos nuestros deberes, cumplimos nuestra misión”, dijo el jefe de Gobierno, a horas de traspasar el mando a Suecia, que liderará a la UE durante el segundo semestre de 2009.

“La presidencia checa ha demostrado que un país que es uno de los nuevos miembros, y que no es muy grande, también puede hacer su aportación en la Unión Europea y dejar su huella, no solo levantar el polvo. Entregamos la presidencia a Suecia. Y la entregamos con los deberes hechos”, indicó Fischer.

La alocución de Fischer ante la prensa fue pródiga en metáforas, lo que puede parecer extraño viniendo de un matemático dedicado a las estadísticas. Pero en lo fundamental, se dedicó a enumerar los logros de su mandato, que fue la continuación de la administración de Topolánek, el primer ministro defenestrado en marzo.

Fredrik Reinfeldt, foto: ČTK
Entre los logros que mencionó Jan Fischer están las soluciones a la crisis del gas entre Rusia y Ucrania y al conflicto en la Franja de Gaza. Y el manejo del colapso financiero mundial. Destacó que su país se empeñó en rechazar el proteccionismo económico, decantándose más por un principio de solidaridad social.

Pero lo principal, según Fischer, fue el consenso logrado para una reelección de José Barroso como presidente de la Comisión Europea y las garantías dadas a Irlanda para que celebre un nuevo referéndum para salvar el Tratado de Lisboa.

Este miércoles será Suecia el país que asuma el liderazgo de la UE. Desde Estocolmo, el primer ministro sueco, Fredrik Reinfeldt, delineó las directrices de lo que será su mandato.

“Europa necesita liderazgo. Europa necesita respuestas a preguntas en cambio climático y crisis económica, que todavía afecta profundamente a Europa y al mundo. Estamos perdiendo trabajos. Necesitamos hacer más para volver a tener estabilidad en el mercado financiero y actuar con rapidez para detener las pérdidas de empleos”, sostuvo Reinfeldt.

La República Checa se convirtió en el segundo país ex comunista en liderar la UE, tras Eslovenia.