Praga rinde homenaje al mundo mágico de Josef Lada

r_2100x1400_radio_praha.png

Ninfas, serenos, genios de las aguas, así como ilustraciones, caricaturas y folletos publicitarios se pueden ver en una exposición retrospectiva de Josef Lada, uno de los más destacados pintores checos del siglo XX. La misma se realiza con motivo del 120 aniversario de su nacimiento y el 50 de su fallecimiento.

“Creo en fuertes vivencias de la infancia, buena gente, corazones sensibles y amor fiel”, apuntó Josef Lada en la crónica de su vida. Su lema encontró una proyección profunda en su amplia obra que incluye pinturas, dibujos, caricaturas, ilustraciones y escenografías.

Lada es generalmente conocido como autor de cuadros idílicos del campo checo, sobre todo de su aldea natal de Hrusice, cerca de Praga. Sus cuadros se caracterizan por una peculiar magia y poesía lírica. Sin embargo, su legado artístico es mucho más amplio, explicó Josef Lada, nieto del pintor.

“No hay que olvidar, por ejemplo, que mi abuelo fue gran parte de su vida redactor en varios periódicos y revistas. Es autor de muchas ilustraciones y caricaturas que se expresaban en torno al ambiente político en el país. Muchas de ellas pueden resultar muy actuales para el público”.

Presentar a Josef Lada como un artista multifacético fue el propósito de los organizadores que reunieron en las salas de la Casa Municipal de Praga unos 450 objetos, en su mayoría lienzos. Documentan que Lada está estrechamente vinculado con la vanguardia checa, que en la primera década del siglo XX buscaba nuevas formas de expresión. Por este motivo, a modo de comparación, aparecen junto a sus obras las de Josef Čapek, Jan Zrzavý o Jindřich Štyrský.

De interés pueden resultar varias caricaturas tempranas de Josef Lada, así como dibujos de su juventud, que se consideraban perdidos y que aparecieron hace poco en una subasta.

No faltan, lógicamente, sus ilustraciones de la conocida novela de Jaroslav Hašek, Las aventuras del buen soldado Švejk. Lada ilustró este libro dos veces. Entre 1923 y 1930 elaboró la primera serie de más de 500 dibujos en blanco y negro. En total, Lada creó para Švejk más de 926 ilustraciones.

Amplio espacio dedica la exposición a las ilustraciones que Lada realizó de libros infantiles, muchos de los cuales es también autor. Se trata, por ejemplo, de las aventuras del gato Mikeš, de la astuta comadre zorra y de otros animales que saben hablar. Durante su vida, Lada ilustró unos 120 libros.

Gracias a sus pinturas, que reflejan la vida campesina y las costumbres populares checas, Lada es considerado como uno de los símbolos de la Navidad checa. La exposición, que permanecerá abierta en la Casa Municipal hasta el tres de febrero de 2008, contribuirá sin duda a la atmósfera festiva en Praga durante esta Navidad.

palabra clave:
audio