Praga rechaza restricciones para libre circulación de mano de obra

r_2100x1400_radio_praha.png

La República Checa concluirá pronto el capítulo relativo a la libre circulación de capitales, dando así otro importante paso en el proceso de adhesión a la Unión Europea. Una situación muy diferente se registra en torno al libre movimiento de mano de obra, sostuvo el ministro de RR.EE checo, Jan Kavan, tras su encuentro con sus homólogos de la Unión Europea en Suecia.

La reunión de los titulares de Exteriores de los países de la Unión Europea celebrada el pasado fin de semana en la ciudad sueca de Nykoping con la participación de los jefes de la diplomacia de los países candidatos, demostró nuevamente la disconformidad existente frente a ciertas cuestiones de la ampliación.

Mientras que en el capítulo sobre la libre circulación de capitales no causó mayores problemas, serias discordias surgieron al debatirse el libre movimiento de mano de obra. El titular de Exteriores checo, Jan Kavan, aplaudió que se lograra un compromiso sobre la libre circulación de capitales:

"Me satisface que hayamos coincidido con la Unión Europea en la necesidad de introducir para nuestro país un embargo de siete años para la compra de tierras agrícolas y bosques, y de cinco años para los bienes inmuebles. Podemos afirmar que la conclusión de ese capítulo puede esperarse muy pronto, lo que no se puede decir del capítulo sobre la libre circulación de mano de obra."

Durante la reunión de Nykoping, Austria y Alemania insistieron en la introducción de un período transitorio de siete años para el libre movimiento de trabajadores. Viena y Berlín argumentan que su obligación es defender en primer lugar a sus propios trabajadores.

Suecia y algunos otros países temen que similares restricciones podrían provocar euroescepticismo y dificultar la eventual convocatoria de referéndum nacionales sobre la adhesión a la Unión Europea. En esos términos cabe comprender las posturas de la anfitriona de la reunión, la ministro sueca, Anna Lindh, quien afirmó que el hecho de haberse deliberado de manera tan abierta sobre temas tan controvertidos constituye un paso importante en el camino hacia un futuro compromiso entre la Unión Europea y los países candidatos.