Praga no reconocerá el referéndum sobre Crimea

Foto: ČTK

Chequia probablemente no reconocerá el referéndum sobre la anexión de Crimea a Rusia, que debería celebrase en esa península ucraniana el 16 de marzo. Así lo dijo el primer ministro checo, Bohuslav Sobotka, quien recalcó que el planificado plebiscito contradice la Constitución de Ucrania.

Foto: ČTK
La República Checa, al igual que los demás países de la Unión Europea, sigue con preocupación el desarrollo de los acontecimientos en Ucrania, especialmente en Crimea. El primer ministro checo, Bohuslav Sobotka, destacó el domingo que la solución de la situación en Crimea debería respetar la legislación de Ucrania y los acuerdos internacionales.

Según la Constitución ucraniana, en caso de que una determinada región quiera separarse del resto del país, la decisión debe ser adoptada por medio de un referéndum, en el que participen todos los ciudadanos de Ucrania mayores de edad. Praga considera ilegítimo por tanto el plebiscito planificado para el domingo sobre la eventual anexión de Crimea a Rusia, recalcó Bohuslav Sobotka.

Foto: ČTK
“El referéndum violará las leyes de Ucrania. Nosotros, al igual que el resto de los países de la Unión Europea, consideramos imposible que se decida de esta forma una cuestión tan delicada como lo es la eventual división de Ucrania”.

El jefe del Gobierno checo adelantó que la República Checa probablemente no reconocerá los resultados del referéndum sobre Crimea. Sobotka también calificó de incomprensible el procedimiento de algunos políticos de Crimea quienes actúan como si esa región perteneciera ya a Rusia, sin esperar los resultados del plebiscito. El primer ministro checo criticó también la postura de Moscú frente a la crisis ucraniana y su concentración militar en Crimea, con la que Rusia viola los acuerdos internacionales.

Bohuslav Sobotka, foto: ČTK
Bohuslav Sobotka dijo que Praga reconoce la legitimidad del Gobierno provisional de Ucrania surgido tras la destitución del presidente pro ruso Víktor Yanukóvich e insistió en una solución diplomática del conflicto. El político checo lamentó que fracasara la misión negociadora del grupo de observadores de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE).

”El hecho de que a los observadores de la OSCE les fuera negada repetidamente por soldados rusos bien armados la entrada a Crimea es en mi opinión una muy mala señal”.

Foto: ČTK
Sobotka destacó que el principal culpable de la tensa situación actual en Crimea es Moscú. El que unidades militares rusas ocupen esa península ucraniana se debe a las actividades del Gobierno ruso, sin cuyo acuerdo no se produciría la invasión.

En caso de una escalada de la tensión en Crimea, la Unión Europea estaría obligada a cambiar su postura frente a Rusia, dijo Sobotka. Una de las eventuales conclusiones podría ser la adopción de sanciones contra Moscú en forma de restricciones en la política de visados o la congelación de cuentas bancarias y propiedades a personeros que ayudaron activamente a agudizar la crisis en Ucrania.