Policía checa lucha contra proxenetismo y trata de blancas

r_2100x1400_radio_praha.png

La brigada para la lucha contra el crimen organizado de la Policía checa, se ha unido con varias organizaciones no gubernamentales (ONG) para combatir el proxenetismo y la trata de blancas en la República Checa. Las ONG reciben de la Policía toda la información de cómo son tentadas las víctimas por los proxenetas y en base a ella realizan campanas para advertir a las jóvenes de los riesgos que implica aceptar estas ofertas.

"Realizamos un trabajo muy exitoso", declaró Ivana Zelenáková, portavoz de la Policía checa, explicando que han desarrollado un intenso intercambio con algunas organizaciones como La Strada o la Organización Internacional para la Migración.

Muchas jóvenes viajan al extranjero tentadas por atractivas sumas de dinero y al llegar a su destino son obligadas a trabajar en la prostitución. Suele suceder que tras la detención de los proxenetas, las muchachas quedan sin recursos financieros y en la mayoría de los casos sin documentos, ya que les son retenidos previamente por sus "empleadores".

"La Policía no es capaz de ofrecer ayuda económica a estas jóvenes", explicó Zelenáková la razón principal del trabajo en conjunto con las ONG.

Recientemente fueron detenidos diez individuos sospechosos de proxenetismo tras una redada a siete clubes eróticos en diversas regiones del país. Fueron arrestadas 35 prostitutas, en su mayoría extranjeras indocumentadas, que serán expulsadas de la República Checa una vez sea aclarado si fueron obligadas a ofrecer servicios sexuales. En la redada fueron detenidos además tres miembros de una banda internacional, a quienes les podría esperar una sentencia de cinco años de prisión.

Según informara la Policía checa la banda había ingresado ya al país unas sesenta jóvenes de Ucrania, Eslovaquia y Moldavia. Éstas permanecían un tiempo razonable en clubes nocturnos de la República Checa y luego eran enviadas a Holanda o Alemania. Por esta razón la policía checa y alemana intensifican últimamente la cooperación en la lucha contra la prostitución, principalmente en las regiones fronterizas.